Muchos médicos y demás profesionales sanitarios se han apuntado a la salud 2.0. Internet está cambiando la forma de entender la práctica médica y la relación con los pacientes. El problema es que a veces se hace complicado entrar en este mundo nuevo que han fabricado las nuevas tecnologías. Si eres un profesional de la salud y quieres empezar el viaje a lo digital, estate atento a estas recomendaciones. Te ayudarán a evitar errores que pueden perjudicar tu imagen en internet.

10 errores de novato en salud 2.0

1. Tomártelo a broma

Este es uno de los errores más graves y que pueden arruinar tu marca personal online. La vida digital es una extensión de la vida real. No hagas nada online que no harías en tu día a día. Jamás caigas en el error de hacerte selfies con pacientes, como ha pasado en más de una ocasión. Usa el sentido común (aunque a veces es el menos común de los sentidos). Y si no tienes claro si un contenido es apropiado o no, no lo publiques.

2. Ofrecer diagnósticos y tratamientos

Otro de los errores comunes en salud 2.0, aunque parezca mentira, es diagnosticar alegremente. Como profesional médico, puedes aconsejar, ofrecer información, o a lo sumo indicar qué enfermedades podrían relacionarse con esos síntomas. Pero siempre es necesaria la visita presencial para establecer un diagnóstico. Con respecto a los medicamentos, se puede hablar o recomendar un fármaco que no necesita receta. Pero nunca recetar.

3. Publicar información confidencial de pacientes

Parece increíble que haya gente que cometa este grave error. No es tan raro encontrarte fotos de pacientes en internet a los que se puede identificar a la perfección o radiografías con sus datos. Si vas a publicar en internet imágenes de casos, borra siempre los datos sensibles.

4. Hacer publicidad de forma descarada

Según el código de deontología médica, se tiene derecho a hacer publicidad, pero cumpliendo unos requisitos. Entre otros, debe ser “objetiva, prudente y veraz”. Así que olvídate de mensajes que prometen resultados milagrosos. Nosotros recomendamos siempre informar sobre tratamientos y no bombardear al usuario con un lenguaje demasiado orientado a la venta. Una de las mejores formas de hacer publicidad en internet es ofrecer contenido interesante, útil, de calidad y objetivo de forma altruista. Esta técnica te ayudará a posicionarte como experto en un tema e inspirarás confianza a posibles pacientes. Un mensaje demasiado comercial (y más en salud) no suena nada bien.

5. No dar información de calidad y objetiva

Sé honesto. Habla de los beneficios de una técnica, tratamiento o producto, pero también comenta los riesgos, las limitaciones o las contraindicaciones. Nunca alimentes bulos ni difundas información que carece de rigor científico.

6. Faltar al respeto a compañeros y pacientes

Un comentario desafortunado en redes sociales o un blog deja huella. Tanto en consulta como en el mundo de la salud 2.0, cuida tu lenguaje. Sé respetuoso siempre con el trabajo de tus compañeros. Y nunca menosprecies a un paciente ni te burles si carece de ciertos conocimientos. Sé, sobre todo, humano.

7. Ofender a colectivos o minorías

Esta es una continuación del punto anterior. Y no solo por una cuestión ética, sino porque un enfrentamiento con estos colectivos puede llevarte a una seria crisis de reputación online. No te la juegues, que tienes todas las de perder.

8. Perder la cabeza ante las críticas

Muchos médicos evitan estar en internet por temor a las críticas. Sin embargo, es una pena perderse las ventajas que ofrece el mundo digital. Si recibes algún comentario negativo en una red social no pierdas la calma. Responde con respeto y argumentos. Y, ante comentarios ofensivos, puedes denunciar o borrar. Si quieres saber más en detalle qué hacer a este respecto, puedes leer este post.

9. Ocultar quién eres

Uno de los objetivos del médico 2.0 es mejorar tu marca personal en internet. Tanto si quieres ayudar a resolver las dudas generales de salud de los internautas como si buscas captar pacientes a través del marketing de contenidos, debes ofrecer la máxima información sobre ti. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Has publicado trabajos? ¿Has logrado algún premio?

10. No dar buena imagen

Teniendo en cuenta todo lo dicho más arriba sobre el respeto, la confidencialidad o la información de calidad, uno de los pasos esenciales para dar confianza es una buena imagen gráfica. Selecciona bien las fotografías tanto de tu clínica como de tu perfil profesional en las redes sociales. Utiliza imágenes de calidad, bien encuadradas y procura utilizar una vestimenta adecuada y profesional.

No os podéis imaginar la cantidad de profesionales de la salud que en algún momento han cometido estos errores. Algunos de ellos leves, y otros pueden tener hasta consecuencias legales. La salud 2.0 es un universo interesante y lleno de oportunidades. Aprovéchalas usando la cabeza.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.