El objetivo de todo bloguero es que sus post sean vistos por el mayor número de personas. Que se hagan virales. Si como profesional de la salud tienes un blog ese también debería ser tu objetivo. Y no solo por una cuestión de ego. Si tus artículos de salud reciben un gran número de visitas, tu clínica se posicionará mejor y tu reputación médica online aumentará.

10 ideas brillantes para que tus contenidos de salud se hagan virales

 

¿Por qué un contenido se hace viral?

¿Te acuerdas de la polémica del vestido negro y azul o blanco y dorado? En cada casa, en cada oficina, en cada grupo de amigos se discutió con vehemencia el color de la prenda. Fue un fenómeno viral que se extendió como la pólvora por redes sociales. ¡Hasta salió en las noticias!

No hay una fórmula mágica para conseguir que un contenido se haga viral. A veces es cuestión de suerte o de estar en el momento justo en el lugar adecuado. Eso sí, todos los contenidos virales tienen ciertas pautas en común. ¡Toma nota!

1. Son contenidos de calidad

Esto no quiere decir que se trate de textos o vídeos sesudos donde se discute de temas trascendentales. No. Eso quiere decir ni más ni menos que son contenidos que interesan, sorprenden o son útiles.

Sin importar si vas a escribir una guía práctica, vas a hacer una infografía sobre un hecho curioso o vas a grabar un vídeo emotivo, tienes que ofrecer algo de calidad. Si lo que ofreces es débil, está mal escrito, o no ofrece nada nuevo, la gente lo abandonará.

Cuando compartimos algo en redes sociales nuestra imagen está en juego. Nadie querrá compartir algo con lo que no se sienta identificado, que no aporte nada o que sea un galimatías sin sentido.

2. Están bien jerarquizados

Si un contenido no se entiende porque está desorganizado, el fracaso está servido. Tanto si vas a escribir un artículo como si vas a grabar un vídeo, presenta siempre la información de forma ordenada.

  • En artículos: haz párrafos cortos, utiliza epígrafes, enumeraciones. Haz todo lo posible por que el contenido se lea fácilmente.
  • En vídeos: no te pongas a hablar sin sentido y a dar saltos de un tema a otro. Sigue un guion consistente y divide la información en bloques claros.

3. Van directos al grano

En internet apenas se lee. Se escanea un texto para encontrar la información que más nos interesa. Con los vídeos ocurre algo similar. Nadie tiene paciencia para verlos enteros. Si los primeros segundos nos enganchan, continuaremos. Es importante no perder el tiempo. No te vayas por las ramas. Ofrece la información sin preámbulos. Esto no quiere decir que no puedas introducir un tema. Si lo haces, busca la manera de enganchar a tu audiencia con algo curioso. Presenta el contenido de tal manera que quieran seguir leyendo o viendo más.

4. Tienen títulos irresistibles

El título es lo más importante de un contenido. Es la única oportunidad que tienes de llamar la atención del usuario. Merece la pena estrujarse los sesos para encontrar ese título perfecto que…

  • Responde de forma clara y concisa al propósito del artículo
  • Llevan palabras que llaman la atención, como “brillante”, “de oro” o “que no te habías planteado”
  • Comunican el valor de lo que vas a contar

5. Utilizan contenido visual

El segundo elemento que más llama la atención de un usuario después del título es la imagen. Según Buzzsumo, una agencia de análisis de contenido, los post de Facebook o Twitter que tienen al menos una imagen se comparten el doble de veces que los que no la tienen.

6. Generan emoción

Volvamos al ejemplo del vestido. Por lo que dio la vuelta al mundo fue que nos dejó boquiabiertos a todos. Según Neetzan Zimmerman, un gurú del contenido viral, si quieres conseguir visitas debes apelar a emociones primarias. Sorpresa, nostalgia, miedo, tristeza, optimismo, ira… Eso sí, en general son más populares aquellos que evocan emociones positivas que negativas.

7. Se revisa qué funciona y qué no

Para que tus contenidos sean más virales analiza qué estás haciendo. Compara unos post con otros. ¿Qué funciona mejor? ¿Por qué lo crees? Céntrate también en aquellos artículos que peor resultados han dado. Piensa en qué han fallado y cómo podrían mejorarse.

8. Se promocionan en redes sociales

De poco sirve hacer un buen contenido si luego no lo vas a lanzar en todas tus redes sociales. Debes dar a conocer al mundo lo que has hecho. Publícalo en Facebook, Twitter, YouTube, Pinterest, Instagram, LinkedIn, SlideShare, en donde sea.

No tengas miedo a publicar tus post o tus vídeos varias veces al día o en distintos días. Así llegarás a una audiencia distinta y tendrás más posibilidades de llegar a más gente. Y no te olvides de republicar contenido antiguo que veas que puede ser útil de nuevo.

9. Saben cuándo publicar contenido

Para que un contenido sea viral es fundamental saber cuándo presentárselo a tu audiencia. Neetzan Zimmerman publica a las 9 de la mañana porque a esa hora los estadounidenses de la costa este empiezan a trabajar y suelen mirar en internet contenido que les divierta. Por eso triunfan sus post. Porque los saca cuando la gente quiere consumirlos. Lo mismo debes hacer tú. Averigua cuándo están conectados tus fans y publica en los picos de actividad.

10. Son sociables

Si quieres contribuir a que tus contenidos se viralicen en las redes sociales debes participar en ellas. Comparte contenido de los demás y cítalos. Haz comentarios positivos e inteligentes. Ofrece ayuda. Verás como te lo agradecen compartiendo a la vez tus propios contenidos.

 

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn88Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.