Más del 5 % de la población mundial (360 millones de personas) padece pérdida de audición que causa discapacidad según datos de la OMS. Dentro de estas cifras, 328 millones son adultos y 32 millones niños. A medida que la población mundial envejece, son cada vez más las personas que padecen pérdida de audición, por ello una de cada tres personas mayores de 65 años padece sordera. Dentro de la serie de entrevistas sobre la discapacidad, hablamos con el Dr. Antonio Fernández Pérez, otorrinolaringólogo de la clínica de Otorrinolaringología Dr. Antonio Fernández para averiguar lo más significativo de esta enfermedad.

 

14904087_s

 

¿A partir de qué punto de sordera se considera que sufrimos una discapacidad auditiva?

A. F. P.: Hablamos de hipoacusia o sordera en general cuando la pérdida auditiva supera los 30 dB de intensidad. Pero, sobre todo, cuando esta pérdida está presente en la frecuencia de 2 kHz que se considera la frecuencia llave de la inteligibilidad de la palabra.

¿Puede una lesión o accidente causar una discapacidad auditiva en una persona?

A. F. P.: Un traumatismo puede ocasionar pérdida auditiva provocando un hemotímpano (sangre en oído medio), una perforación timpánica, un daño en la cadena osicular o directamente en oído interno. Pueden también existir traumatismos por cambios de presión en oído (barotraumas). O incluso traumatismos acústicos por sonidos muy intensos de corta duración (explosión) o menos intensos durante más duración (trabajos con ruidos intensos). En general cualquier daño producido en el oído medio puede tener tratamiento médico o quirúrgico, pero el daño producido en el oído interno no siempre puede tratarse.

¿Pueden factores ambientales causar una discapacidad auditiva en una persona?

A. F. P.: Sí. Los sonidos intensos de corta duración o menos intensos pero con más larga exposición puede producir daño auditivo a nivel del receptor auditivo del oído interno (cóclea). Es un daño que al principio no se nota mucho pero que cuando progresa ya no tiene tratamiento y provoca hipoacusia definitiva.

¿Cuáles son las causas hereditarias genéticas causantes de discapacidad auditiva?

A. F. P.: Existen hipoacusia de origen genético. Hay de diversos tipos según sea el gen afectado y en general pueden ser de transmisión autosómica recesiva (no toda la descendencia padece la sordera, pero pueden ser portadoras sanas del gen), dominantes (gran parte de la descendencia puede tener la hipoacusia) y algunas van ligadas al sexo. También pueden existir causas congénitas por daño pre o perinatal. En general no se dan aisladas, si no asociadas a otras anomalías congénitas en forma de síndromes.

 

14489648_s

 

 ¿Qué enfermedades principales causan discapacidad auditiva?

A. F. P.: Sin duda la discapacidad auditiva más frecuente es la presbiacusia (hipoacusia por degeneración por la edad del oído) pero pueden existir enfermedades propias del oído (infecciones, traumatismos, enfermedad de Ménière, otosclerosos, tumores) o generales (diabetes, enfermedades metabólicas, autoinmunes, circulatorias) que pueden llevar a una hipoacusia más o menos importante.

¿Tienen cura?

A. F. P.: En general, como he comentado antes, las enfermedades del oído medio son tratables médica o quirúrgicamente (timpanoplastias). Las hipoacusias neurosensoriales se pueden corregir mediante el uso de prótesis auditivas que han evolucionado mucho en recientemente. Desde hace años las hipoacusias neurosensoriales (del oído interno) pueden ser tratadas cuando ya ni con una prótesis auditiva podemos ayudar al paciente. Esto es posible mediante los implantes cocleares, que son unos dispositivos electrónicos que se colocan dentro del oído interno y que transmiten el sonido directamente al nervio auditivo. Estos han sido el avance en el tratamiento de la hipoacusia más trascendente de los últimos años.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn6Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.