El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria de los bronquios generalizada que puede ser intermitente o permanente, sobre todo a expensas de una células denominadas eosinófilos, y que cursa con obstrucción bronquial. Así define esta enfermedad el Dr. Josep Morera Prat, neumólogo en la Consulta del Dr. Josep Morera, a quien entrevistamos con motivo del Día Mundial del Asma (primer martes de mayo). Este especialista analiza las causas y los tratamientos de esta dolencia.

El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria de los bronquios.

¿Se conoce la causa del asma?

En un porcentaje muy alto influye la alergia adquirida a alérgenos procedentes del aire, como polvo (ácaros), pólenes o mascotas, o de origen alimentario, sustancias químicas diversas o incluso fármacos. En una proporción menor influyen la prematuridad y bronquiolitis por virus Sincitial. En asma de debut en adultos es frecuente que no sea de causa alérgica, coincide con pólipos nasales. Actualmente se reconoce una no bien aclarada relación con la obesidad, tanto de la infancia como del adulto. Una fracción aún menor está relacionada con exposición laboral, por mecanismo alérgico o químico, como la exposición a isocianatos. En algunas profesiones, como peluquerías o limpieza industrial, los mecanismos pueden ser mixtos.

¿Qué problemas puede provocar a la salud?

En medios con buen acceso sanitario, la extrema gravedad solo recae en algunos casos de alergia severa (como los frutos secos), si el paciente no cumple instrucciones médicas o si el médico subestima la severidad. Un porcentaje muy bajo, no superior al 3-5%, se cronifica con ‘resistencia’ al tratamiento. El asma puede causar síntomas tras practicar deporte. En los casos crónicos puede generar mayor o menor grado de incapacidad en la vida diaria por ahogo.

¿Qué factores de riesgo influyen?

Hay una mayor incidencia familiar, la atopia en la infancia, la exposición temprana a aeroalérgenos y el tabaquismo ambiental, entre muchos otros.

Hasta un 75% de adolescentes con primeras crisis de asma en la infancia se curan espontáneamente.

¿Cómo se trata y se controla el asma?

Los fármacos más utilizados son los broncodilatadores del tipo beta-adrenérgicos, de corta o larga duración, los corticoides inhalados, o una combinación de ellos. El uso de anticolinérgicos añade valor al tratamiento en algunos casos y, sobre todo en los casos de sospecha de hipersensibilidad a AINE (antinflamatorios no esteroideos), los antileucotrienos. La desensibilización (las denominadas vacunas), en los casos indicados, pueden ser de utilidad. Tan importantes como los mismos fármacos son el autocontrol (hay medidores de flujo asequibles), la disciplina del paciente y el control médico estrecho.

¿Es curable por completo hoy en día?

Entre un 50% y un 75% de adolescentes que tuvieron sus primeras crisis en la infancia se curan espontáneamente, aunque un porcentaje de ellos recaen. Los adolescentes que adquieren hábito tabáquico siempre van a evolucionar peor y tendrán más posibilidades de cronificarse. Llegar a la posadolescencia en la mejor situación de control aumentará las posibilidades de la curación.

¿Qué avances se hacen hacia la curación?

Se van introduciendo nuevos tratamientos, algunos de ellos llamados biológicos, como por ejemplo anticuerpos antimonoclonales contra algunos mediadores, con claros inconvenientes de precio, administración no parenteral (inyectable por perfusión) y un cierto desconocimiento de los efectos a largo plazo. Los sistemas de salud son restrictivos en su uso y algunos aún están en fase de ensayo clínico. También empiezan a verse los primeros resultados parcialmente alentadores con la termoplastia endoscópica, también de indicación restrictiva. Habría que mencionar la progresiva introducción de fracciones de alérgenos refinados para las desensibilizaciones.

¿Cómo un asmático puede tener buena calidad de vida?

Con máximo control por médicos experimentados y cumplimiento del tratamiento sin temor exagerado a los corticoides inhalados. No deben confiar en tratamientos homeopáticos o similares. Recordemos que entre los deportistas de élite es más frecuente el asma bronquial que en la población general y a pesar de ello ganan medallas.

Si quieres más información, puedes:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn38Share on Google+2Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.