Hay expertos que indican que el 75 % de los puestos de trabajo que ofrecen las empresas no se publicitan de ninguna manera: es decir, se mueven por contactos. Y es que tener un buen currículum a veces (en especial en estos días), no es suficiente para conseguir un empleo. Conocer personalmente o a través de redes sociales a alguien de la empresa es deseable, si no fundamental.

Cómo hacer contactos con la salud 2.0

Tener contactos no es solo importante para mejorar nuestras condiciones laborales o empezar nuestro camino en el empleo, sino para disparar nuestra reputación online. Y a su vez, esta reputación o marca personal es cada vez más tenida en cuenta en los procesos de selección. Ahora, cuando acabamos de terminar nuestra formación y estamos buscando un primer empleo, ¿por dónde empezamos?

Utilizar las redes sociales profesionales como LinkedIn o Viadeo es útil para localizar a tus antiguos compañeros de facultad o de otros trabajos y así empezar mover tu red profesional. También puedes identificar a personas influyentes de tu sector y establecer contactos. Además, puedes participar en grupos de tu interés, cosa que facilita darte a conocer a otros profesionales de la salud. Por otra parte, tener un perfil en LinkedIn favorece que tu nombre aparezca en las búsquedas de Google asociado a tu currículum.

Otra opción para darte a conocer es a través de Twitter. Una vez que tienes tu perfil optimizado, comienza a seguir a personas influyentes de la profesión. Y no te preocupes si no te devuelven el follow, si publicas con frecuencia contenido interesante (o de tu creación), verás como tus seguidores aumentan. No te olvides de categorizar tus tuits con hashtags, de esa manera llegarás a quienes buscan información como la que tú proporcionas.

Si además de establecer contactos con otros profesionales de la salud quieres mejorar tu reputación médica online, puedes participar en redes sociales específicas de salud como Saluspot. Allí podrás buscar otros doctores relevantes de tu área, interactuar con ellos o escribirles mensajes privados. Tanto las relaciones que establezcas como la actividad que tengas en la plataforma respondiendo preguntas de lo usuarios, publicando artículos o ratificando las respuestas de otros profesionales, impulsará tu reputación online. Eso no solo mejora tu marca personal, sino que te posiciona mejor en buscadores como Google. Así te darás a conocer tanto a otros colegas de profesión como a tus potenciales pacientes.

No olvides que una buena marca personal como profesional de la salud te puede abrir muchas puertas. No solo laborales, te puede ayudar a dar a conocer tu clínica y así conseguir más pacientes. Tener contactos y alcanzar una buena reputación médica online van de la mano, y si prestas atención a tu marca personal en las redes sociales, especialmente en aquellas específicas de salud, podrás dar un empujón importante a tu vida profesional.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn30Share on Google+1Pin on Pinterest1

You must be logged in to post a comment.