Calles cubiertas de luces, gente apelotonada en las tiendas y niños chillando con dulces en la mano. Sí, amigos: es Navidad, esa época del año en la que somos felices, cantamos, nos reunimos con amigos… ¡Oh, espera! ¿Qué hacemos si estamos solos? Julián Bermejo Ramírez, psicólogo en Sanas Psicología, señala en esta entrevista qué podemos hacer si nos toca pasar estas fiestas en soledad y cómo podemos atraer el espíritu navideño.

La Navidad es la mejor época del año para incumplir los objetivos porque somos impulsivos.

¿Qué es el espíritu navideño?

Un estudio danés publicado el 16 de diciembre afirma que existe una “red de espíritu de la Navidad” en nuestro cerebro que comprende varias áreas corticales. Estos resultados deben interpretarse con mucha cautela a la espera de la replicación científica. Aunque la existencia del espíritu navideño está aún por determinar, podríamos definirlo como un trozo de ilusión, una bocanada de paz, un saco de motivación, de alegría, de buenos deseos. Es una actitud de ayuda al prójimo, socialmente admitida a través de las tradiciones populares y religiosas.

¿Qué puede ocurrir a alguien que no siente el espíritu navideño?

En síntesis, esa persona debe de tener al menos un déficit de satisfacción importante en una o en varias áreas de su vida. Si las necesidades básicas no están cubiertas, es muy habitual que genere insatisfacción y un estado de ánimo bajo. Esa persona posiblemente se relacione mucho menos, por lo que su autoestima y su motivación se resentirá, se sentirá desmotivada, sin intereses, aislada, sin deseos de compartir, de pasarlo bien y de ayudar a otros. Lo que necesita es justo esos ingredientes del espíritu navideño de los que carece.

¿Cómo afecta la Navidad a quien vive solo?

Si la persona se encuentra en soledad, aunque sea no deseada, sentirá un malestar y sufrirá un deterioro significativo de su actividad social. En realidad es un problema de adaptación fruto de su imposibilidad de expresar aquello de lo que carece y, además, más necesita.

¿Estar solo en Navidad aumenta la incidencia de adicciones?

No siempre. Existe el perfil de consumir y abusar de sustancias cuando estás en una fiesta rodeado de amigos. La presión social, buscada o no, incita a consumir más. Pero también existe el perfil de consumidor solitario, en el que el aislamiento lleva al individuo a permitir el abuso que cree necesitar o merecer.

Una persona sin espíritu navideño puede sentirse desmotivada y sin intereses.

¿Cómo puede aliviarse la soledad en Navidades?

Simplemente haciendo cosas cuanto más agradables, mejor. Sería bueno que el individuo elaborase una lista de actividades que le gustan y le llenan para organizarse y planificar las fiestas. Es importante cuidar la actitud, valorarse mejor y poder mejorar el autoconcepto.

¿Debemos actuar en Navidades de forma distinta?

Utilicemos la metáfora de que la Navidad es un plato que consta de diferentes ingredientes: regalos, comidas, reuniones, tradiciones… Y cada persona tiene sus propios ingredientes que cocinará a su manera. Su resultado dependerá de una buena materia prima y de la forma de prepararla. No todos tenemos que hacer lo mismo ni buscar la aprobación social. Podemos errar en la cantidad de ingredientes, en su combinación o en el tiempo de cocción. A otros les saldrá un plato mejor, que no es más que el que desean en ese momento. Debemos conocernos para actuar en consonancia con lo que queremos.

¿Es la Navidad un buen momento para plantearse objetivos de cara al próximo año?

Es la mejor época del año para incumplir los objetivos porque afloran los deseos sin análisis ni reflexión. Fruto de ese proceso vienen las frustraciones. Los objetivos personales deben plantearse desde la realidad de su consecución, desde la reflexión y no desde la impulsividad.

¿Qué consejos da para pasar las Navidades a quien esté solo?

Salir de casa y disfrutar de la Navidad. Lo más importante es organizarse, planificar las actividades que nos llenen y nos satisfagan:

  • Planear actividades agradables y deseadas.
  • Buscar eventos en teatros o conciertos.
  • Aprovechar el tiempo libre para hacer aquello que deseamos pero que aún no hemos hecho.
  • Conectar con los seres queridos: llamar a los amigos, a los familiares o a aquellos que aporten algo.
  • Regalarse a uno mismo una actividad gratificante o un viaje.
  • Elegir una buena película, leer un libro, escuchar música, ver un programa de entretenimiento en la tele, una serie, un musical o una comedia.
Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook17Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.