Es totalmente normal sentirse fatigado cuando llega el calor. Sólo uno de cada diez españoles asegura no estar más cansado mientras que seis de esos diez afirman que su cansancio aumenta conforme se va acercando la época estival. Esto se debe al cambio de hábitos, los ciclos de sueño se alteran y emerge el agotamiento acumulado a lo largo del año. Además, las altas temperaturas provocan una bajada generalizada de la tensión y eso también deriva en fatiga.

Según una encuesta realizada entre casi 2000 personas, el 28% de los españoles no hace nada especial para combatir el cansancio, mientras que el 31% trata de paliarlo durmiendo más de la cuenta. También hay un 8% que dice tomar vitaminas para revitalizarse de cara al fatigante calor, pero ésta no es una solución demasiado acertada según la dra. Carmen Valdés, presidenta madrileña de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) “hay que consumir frutas y verduras del tiempo, evitar los fritos y recurrir a la dieta mediterránea como la mejor forma de combatir esta pesadez”.

No hay una solución única y totalmente efectiva para esta debilidad veraniega, pero se atenuará y será más llevadera siguiendo una serie de precauciones:

–          La hidratación es básica y primordial. Debes refrescarte e ingerir líquido cada vez que el cuerpo así lo pida. Y, aunque no tengas una excesiva necesidad, no está de más obligarse un poco, ya que el cuerpo en verano pierde más líquidos que de costumbre y para recuperarlos es necesario tomar un mínimo de dos litros diarios. Conviene tener siempre en cuenta que la sudoración que produce el cuerpo para refrescarse ante las altas temperaturas aumenta el desgaste energético y la deshidratación del organismo.

–          Hay que extremar precauciones y mantenerse en lugares frescos y a la sombra, para evitar la ‘flojera’ y los golpes de calor.

–          No es recomendable practicar ejercicio físico en las horas más calurosas del día, especialmente si se hace al aire libre.

–          Una alimentación variada, rica en vitaminas naturales y baja en grasas, contribuirá a devolver la energía perdida y hará que te sientas más ligero y activo que si consumes cantidades excesivas de calorías.

–          Además, si eres hipertenso, debes tener en cuenta que aunque con el calor baje la tensión, no tienes que dejar de lado tu medicación, sino ajustar la dosis consulta con tu profesional para que te indique cómo hacerlo.

Consulta gratis en Saluspot.com tus dudas sobre salud con médicos de toda España.

El equipo de redacción de Saluspot.
Share on Facebook52Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn2Share on Google+3Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.