Trasplantar un órgano es como una carrera contrarreloj por equipos. Desde que se recibe la alerta de una posible donación (riñones, hígado, corazón, páncreas, pulmones, etc.) empieza una etapa donde la coordinación entre diferentes equipos hospitalarios es fundamental para la vida del paciente.

•    La primera tarea es verificar el buen estado del órgano donado y prepararlo para el trasplante. Confirmar su viabilidad sin lesionarlo, extraerlo del cuerpo del donante y preparar su transporte.

•    Se somete a un proceso de preservación en frío (4 ºC). Se introduce el órgano en un recipiente estéril para trasladarlo hasta el hospital en un contenedor isotérmico con hielo, para mantener la temperatura constante.

•    Por último se produce el trasplante al receptor.

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se encarga de la coordinación extrahospitalaria y la gestión de las listas de espera. El transporte debe ser rápido puesto que los órganos tienen un tiempo de conservación limitado. Por ejemplo: el corazón y el pulmón, 5 horas; el hígado, 12 horas; y los riñones 24 horas.

España es líder en trasplante de órganos del mundo desde hace 21 años. En 2012, fue de 34,8 donantes por millón de población, con 1.643 donantes de órganos y un total de 4.211 trasplantes. La donación de órganos se puede hacer mientras el donante está vivo, una vez ha fallecido o mediante la técnica de asistolia (órganos procedentes de paradas cardíacas cuya circulación sanguínea se mantiene artificialmente).

La mayor fortaleza para el éxito del modelo español es la coordinación hospitalaria de trasplantes. Esta eficiencia permite que cada donación, salve una vida.

El equipo de redacción de Saluspot.
Share on Facebook53Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.