¿Sabías que los médicos 2.0 son los más valorados por los pacientes y por otros colegas de profesión? Cada vez es más importante para la imagen de los médicos tener presencia en internet a través de las redes sociales o los blogs. No te quedes atrás. Aprende con esta guía cómo ser un excelente médico 2.0.

Cómo ser un buen médico 2.0 en diez pasos

1. Prescribe webs de salud

Cómo médico 2.0 lo primero que debes hacer es contribuir a la alfabetización sanitaria de tus pacientes. Cada vez más gente busca en internet dudas de salud antes de ir a consulta. El problema es que muchas de las webs consultadas no son de fiar. Indica a tus pacientes cuáles son las páginas en las que se ofrece información de salud de calidad. Además haz hincapié en que estas webs deben proteger la privacidad de los datos del usuario y mantener su anonimato.

Un ejemplo de web de salud con sello de calidad es Saluspot. Aquí son los propios doctores los que responden las dudas de los usuarios. Además, se garantiza el anonimato y la protección de los datos, ya que Saluspot dispone de los mismos sistemas de seguridad que las entidades bancarias.

Tal vez te interese leer “10 pistas infalibles para identificar una buena web de salud”.

2. Recomienda apps de salud

Las aplicaciones móviles de salud pueden ser muy útiles si queremos ponernos serios con el deporte, controlar nuestra alimentación, o hasta para hacer el seguimiento de una enfermedad crónica. Hay apps para todos los gustos. Averigua cuáles son las más respaldadas y las más útiles para tus pacientes y recomiéndaselas. No olvides que también hay apps móviles para los profesionales médicos. ¡Busca la tuya!

Tal vez te interese leer “Salud móvil: oportunidades y retos en la mhealth”.

3. Ayuda a personas de forma desinteresada

Una de las claves para ser un médico 2.0 es ofrecer ayuda, conocimiento. Tú también puedes contribuir a que la información de salud de internet sea de calidad. Una opción interesante es responder a las preguntas de los usuarios de Saluspot. En realidad esa ayuda que ofreces no es desinteresada. Ayudando a los demás mejoras tu reputación médica online y, por tanto, tu visibilidad en la red.

Tal vez te interese leer “¿Qué es la reputación médica online?”

4. Ofrece información de calidad

Nunca pierdas esto de vista. La calidad en tus respuestas o en tus artículos es importante para que el paciente esté bien informado. Olvídate de los mensajes publicitarios. Sé honesto y cuenta los beneficios pero también las contraindicaciones de un tratamiento, sus riesgos o sus complicaciones. Recuerda que cuanto más trasparente seas mejor te valorarán tus posibles pacientes y tus colegas de profesión.

Tal vez te interese leer “Comunicación vs. publicidad de salud, cuestión de credibilidad y confianza”.

5. Empieza un blog

Otra de las grandes maneras de ayudar a los demás con contenidos de calidad es crear un blog de tu especialidad. Tener un blog y alimentarlo regularmente con artículos útiles e interesantes te ayudará además a posicionar tu clínica en internet y a mejorar tu marca personal.

Tal vez te interese leer “Qué hacer y qué no en un blog de salud”.

6. Participa en redes sociales

Muchos doctores les tienen miedo a las redes sociales, pues un mal paso les puede crear una crisis de reputación online. Sin embargo, ofrecer consejos generales de salud en Twitter, Facebook o en formato vídeo a través de YouTube ayuda a mejorar tu marca personal como médico. Estas herramientas son ideales además para promocionar los artículos de tu blog o los que publicas en Saluspot. Recuerda que un buen impacto de tus contenidos en las redes sociales te ayuda a posicionarte en Google.

Tal vez te interese leer “Redes sociales de salud: qué hacer y qué no”.

7. Cuida la netiqueta

La netiqueta corresponde a las normas de comportamiento en internet. Al igual que en la vida real, la falta de respeto y la arrogancia pueden perjudicar tu imagen, actuar de esa manera también tiene consecuencias para tu marca personal en internet. Guarda siempre las normas en la red. Y recuerda que no es lo mismo el lenguaje hablado que el escrito. En la red no puedes apoyar tus palabras con gestos. Por eso debes tener cuidado para no sonar demasiado brusco. Busca el matiz con las palabras.

Tal vez te interese leer “Reputación médica online: buenas prácticas en redes sociales (II)”.

8. Facilita la cita online

Cada vez es más habitual buscar médico por internet. No pierdas a un posible paciente porque  no tengas habilitado el servicio para pedir cita online. Si no tienes tiempo para hacer una web no te preocupes. En Saluspot puedes crear un perfil de centro donde el usuario podrá pedir cita de forma fácil y rápida con cualquiera de los profesionales que trabajen en él.

Tal vez te interese leer “Cita online: 6 ventajas para médicos y pacientes”.

9. Haz telemedicina

La monitorización remota de enfermos crónicos, la cirugía guiada, el seguimiento de la toma de medicamentos, la teleconsulta… Son numerosas ya las aplicaciones de la telemedicina en el día a día de los médicos. Es cierto que la consulta presencial es fundamental. Sin embargo, cada vez más profesionales de la salud emplean la telemedicina para llevar un mejor seguimiento a sus pacientes. Incluso es útil en personas con agorafobia que no pueden acudir a terapia.

Tal vez te interese leer “La telemedicina, una nueva forma de atención al paciente”.

10. Fórmate y sé perseverante

Ser un gran médico 2.0 lleva tiempo. No se domina las redes sociales ni se crea un blog de la noche a la mañana. Se necesita planificación y mucha dedicación. Sé inquieto, busca nuevos canales de comunicación, fórmate, investiga. Los frutos de este trabajo merecen la pena.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook27Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn67Share on Google+4Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.