La publicidad tradicional vive hoy día su particular crisis de reputación. Lucha por no sucumbir a la indiferencia, la desconfianza e, incluso, el rechazo que provoca su bombardeo continuo de anuncios en el consumidor. Ya sea en televisión, prensa, radio o internet, su afán por vender nos hace desconectar, cambiar de canal o cerrar los banners que saltan a cada clic de ratón. ¿Resulta entonces rentable invertir en una publicidad convencional que está quedándose sin fuerzas?

Comunicación vs publicidad de salud, cuestión de credibilidad y confianza

 

Dos gurús mundiales del marketing como Al y Laura Ries defienden en su obra La caída de la publicidad y el auge de las RR. PP. las ventajas de la comunicación frente a la publicidad tradicional. Destacan, sobre todo, la mayor credibilidad y el bajo coste de la primera frente al descrédito y las elevadas inversiones que supone la segunda. Mientras la comunicación se mantiene en el plano de la objetividad y genera confianza, la publicidad es parte interesada del juego, no lo esconde, y levanta las sospechas del usuario.

La salud no está al margen de esta batalla por llegar y convencer al usuario. Clínicas y centros médicos invierten grandes  sumas de dinero en anunciarse en medios offline y online. Gastan miles de euros en spots, cuñas y banners que, en el mejor de los casos, terminan en el recuerdo de los usuarios. ¿Pero cumplen con su cometido? No siempre. La publicidad carece de credibilidad y eso, sobre todo en salud, se paga muy caro.

En este sentido, el uso de redes sociales de salud, en el ámbito de la comunicación online, resulta más interesante para los profesionales de la salud que la publicidad, ya sea en forma de banner, pop-up o vídeo comercial.  Los usuarios que buscan información en internet para resolver sus dudas de salud o dar con un especialista, le dan mayor credibilidad a los mensajes no comerciales. Confían sobre todo en aquellos doctores que les ayudan por encima de intereses particulares.

Como profesional de la salud, con Saluspot puedes sortear los obstáculos de la publicidad tradicional gracias a sus seis puntos fuertes:

  1. Interacción.  Te comunicas directamente con los usuarios y otros profesionales, sin intermediarios. Tú construyes y gestionas tu propia reputación a través de tus respuestas, de tu conocimiento, de tus ganas de ayudar a los demás.
  2. Credibilidad. Tus consejos de salud son tu mejor carta de presentación, te aportan valor profesional y credibilidad. Se convierten en tu propia garantía.
  3. Confianza. A diferencia de la publicidad tradicional, en Saluspot ayudas directamente a una persona que lo necesita; e indirectamente a millones que solucionan sus propias dudas con las respuestas que das a otros usuarios.
  4. Prestigio. No solo ganas visibilidad online, sino que tu imagen profesional se beneficia con tu participación en un espacio dedicado a mejorar la calidad de la salud en internet. Los pacientes valoran que sus médicos estén en la red.
  5. Gratuidad. Registrarse y participar en Saluspot no te supone coste alguno. A cambio te da la posibilidad de conseguir citas de usuarios.
  6. Fidelización. Es relativamente fácil ganarte la confianza de los usuarios y de ahí, además de conseguir citas previas, conseguir nuevos pacientes habituales.
Licenciado en Periodismo y Máster en Dirección de Comunicación. Especialista en SEO y 2.0. Actualmente soy director de Contenidos y Comunicación de Saluspot. Tu salud es lo primero.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.