Siempre hay que llevar una dieta sana, pero especialmente en esta época del año. Es recomendable tomar leche, cereales y fruta en el desayuno. El almuerzo y la cena deben contener frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, pescado, carne de ave y aceite de oliva (un 50%-60% de hidratos de carbono y no más de un 30% de grasas).

Es importante respetar las horas de las comidas y evitar que éstas sean demasiado copiosas o que sean realizadas con prisas. Hay que ingerir dos litros de agua al día como mínimo para mantenernos constantemente hidratados. Los zumos de frutas también son recomendables pues además de hidratar son una fuente de  vitaminas y minerales.

Como en toda época del año, durante el verano hay que hacer ejercicio, pero es recomendable que estos no requieran una excesiva exposición solar. Los ejercicios acuáticos son los más practicados, pero también son perfectos para la temporada estival el paseo rápido o la gimnasia, siempre que se practiquen a última hora y sin alcanzar el umbral de fatiga. Los grandes esfuerzos no son demasiado aconsejables, especialmente para quien sufra de hipertensión.

Consulta gratis en Saluspot.com tus dudas sobre salud con médicos de toda España.

El equipo de redacción de Saluspot.
Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.