En este blog ya hemos hablado de la importancia del título de la página para el SEO. Sin embargo, también hay un aspecto fundamental que no debes olvidar para mejorar el ratio de clics en tus contenidos de salud: la metadescripción. Cuando publiques un  artículo en tu blog o página web, asegúrate de optimizar este campo para los usuarios. Un mayor número de visitas también es beneficioso para el SEO.

La metadescripción es un texto que debe resumir de modo preciso el contenido de la página, a modo de sinopsis y en un máximo de 156 caracteres. Al igual que el título, forma parte de la cabecera de la web (<head>) y en HTML se define mediante la fórmula <meta name=”description” content=”texto ejemplo de descripción“>.  No es un aspecto determinante para el SEO –aunque puede influir–  pero tiene una significancia especial por ser la descripción de la página, una de las claves de los resultados de búsqueda.

Como caso práctico veremos el artículo Tendinopatía del supraespinoso de Saluspot. Si analizamos el código fuente de la página, la descripción está en la cabecera (<head>) y tiene una extensión de 139 caracteres:

Contenidos_de_salud_claves_de_una_buena_metadescripción_2_3

La metadescripción es una información muy valiosa para los usuarios que buscan en internet. Tanto que los buscadores la emplean para definir sus resultados. Continuando con el mismo ejemplo, si buscamos tendinopatía del supraespinoso en Google, vemos que la metadescripción de la página es la descripción de la búsqueda. Estas dos líneas de texto sirven para ampliar la información del título y constituyen la primera referencia de los usuarios cuando leen la página en un buscador.

Contenidos de salud claves de una buena metadescripción

Aquí tienes algunas de las características más importantes de una buena metadescripción para tus contenidos de salud:

  • Descripción precisa y de calidad. Debe resumir de manera precisa y relevante el contenido de la página. Si consigues interesar al lector en dos líneas de texto, es probable que haga clic para acceder a tu contenido.
  • No repetir lo mismo del título. La metadescripción debe ampliar la información del título, añadirle valor y completar su sentido. Si quieres que los usuarios se decidan por tu contenido, cuéntales algo más sobre lo que van a encontrar. No tiene lógica que pongas dos veces lo mismo, cuanta más información relevante des, más probabilidad de mejorar el ratio de clics.
  • Incluir la palabra clave. Cuando redactes la metadescripción, asegúrate de que contiene la palabra clave definida para el contenido.
  • Límite de caracteres. Es fundamental que no sobrepases el máximo de 156 caracteres definidos por Google, son los que mostrará en su lista de resultados. A partir de ahí, la acorta con puntos suspensivos y esconde todo lo que viene detrás. Sé claro y conciso al resumir el contenido de tu página.
  • Descripciones únicas. No cometas el error de utilizar la misma descripción para todas las páginas ni descripciones generadas de forma automática. Una metadescripción única para cada página.
  • No incluir el nombre o URL de la página. Ya está en la URL y por tanto tampoco añade valor.
  • Evita los signos de puntuación. No abuses de los signos de puntuación, ocupan un espacio innecesario, recuerda que el número de caracteres está limitado. Cíñete a los puntos y comas y nada más.
  • No pongas comillas dobles. Si necesitas incluir una cita en la metadescripción, utiliza las comillas simples. Google suprime todo el texto lo que va entre comillas dobles.
Licenciado en Periodismo y Máster en Dirección de Comunicación. Especialista en SEO y 2.0. Actualmente soy director de Contenidos y Comunicación de Saluspot. Tu salud es lo primero.
Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn11Share on Google+2Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.