En el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión. Según datos de la OMS, aproximadamente un 90% de la carga mundial de discapacidad visual se concentra en los países en desarrollo. Con Motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, hemos preparado una serie de entrevistas sobre cuatro discapacidades:  visual, auditiva, psíquica y motora. En esta ocasión hablamos con el Dr. Fco. Javier Hurtado Ceña, jefe de Sección de Estrabismo y Oftalmología Pediátrica de la clínica Rementería, para averiguar las principales causas que nos hacen perder la vista.

21110844_s

¿A partir de qué punto de visión se considera que sufrimos una discapacidad visual?

Fco. Javier Hurtado: Según la OMS, la discapacidad visual es la pérdida total o parcial del sentido de la vista. Es una definición muy amplia que incluye cualquier enfermedad visual:

  •  Ceguera total o amaurosis es la ceguera completa del ojo.
  • Ceguera legal: visión menor del 10 % en el ojo que mejor ve.
  • Limitación visual: visión menor de 30 % en el ojo que mejor ve.
  • Reducción del campo visual menor de 20 grados (en cañón de escopeta) se considera ceguera legal.

En general, si tenemos algún problema en la transparencia de los medios del ojo, la luz ya no podrá llegar al cerebro en las condiciones óptimas para ver, y tendremos una discapacidad visual.

¿Puede una lesión o accidente causar una discapacidad visual en una persona? ¿Qué lesiones?

F. J. H.: Por ejemplo, de fuera a dentro del ojo, podemos sufrir distintos tipos de lesiones:

  • Problemas en la córnea: después de un traumatismo que deje una cicatriz, después de una cirugía complicada, infecciones por herpes o bacterias en portadores de lentes de contacto o en pacientes por ejemplo con queratocono, que es una curvatura alterada de la córnea…
  • Problemas en el cristalino (sobre todo las cataratas).
  • Problemas en el vítreo, que es la sustancia que ocupa la mayor parte del interior del ojo, por condensaciones debidas a inflamaciones muy intensas, desprendimientos del vítreo…
  • Problemas en la retina: sobre todo la degeneración macular asociada a la edad, las cicatrices por infecciones como la toxoplasmosis, los traumatismo oculares graves, la retinopatía diabética, los infartos en la retina…
  • Problemas en el nervio óptico: sobre todo el glaucoma, pero también los infartos en el nervio o los tumores.
  • Problemas en el cerebro: infartos en determinadas zonas de la visión.

¿Y ceguera total?

F. J. H.: La ceguera total es muy rara (el paciente no percibe ni la luz) y se debe principalmente a problemas muy graves en el nervio óptico de los cuales el glaucoma o los infartos son los más frecuentes.

25762031_s

¿Pueden factores ambientales causar una discapacidad visual en una persona?

F. J. H.: Los factores ambientales que pueden producir discapacidad visual son todas aquellas enfermedades o alteraciones que hemos nombrado y que no son hereditarias. Añado algunos ejemplos más como traumatismos oculares, infecciones congénitas por parásitos, bacterias o virus adquiridos durante el embarazo, exposición intensa al sol (mirar directamente al sol sin protección como ocurre con los eclipses solares) o déficit de vitamina A debido a un déficit alimenticio.

¿Cuáles son las causas hereditarias genéticas causantes de discapacidad visual?

F. J. H.: Son las siguientes:

  • Ambliopía u ojo vago.
  • Catarata congénita.
  • Glaucoma congénito.
  • Retinosis pigmentaria.
  • Nistagmo congénito: vibración anormal de los ojos.
  • Otras como el albinismo, el daño en la retina en los niños prematuros o las malformaciones oculares (defectos en la retina como los colobomas).

¿Tienen cura o tratamiento?

F. J. H.: Entre el 5 y el 15 % de ellas no tiene tratamiento, sobre todo las derivadas de enfermedades como el albinismo o la retinosis pigmentaria, en los que la alteración de las neuronas es tan intensa que no podemos regenerarlas, al menos con los tratamientos actuales. En estos casos, la estimulación precoz, la adaptación de ayudas para baja visión o la terapia visual pueden ser tratamientos que mejoren mucho la función visual residual.

¿A qué se debe la ceguera de nacimiento?

F. J. H.: La ceguera en el nacimiento puede deberse a las causas anteriores en estados muy graves. Suele ser difícil de detectar porque el niño no puede decirnos las letras, pero sí tenemos pruebas parecidas a los electroencefalogramas que nos informan sobre el estado de la vía visual (potenciales evocados visuales) o la retina (electrorretinogramas). Los padres suelen notar que el niño no sigue los objetos o las caras como sería lo normal para su edad.

¿Qué enfermedades principales causan discapacidad visual?

F. J. H.: Las principales causas de discapacidad visual en el mundo son los defectos de graduación no corregidos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), las cataratas y el glaucoma. Los primeros pueden tratarse simplemente con una revisión oftalmológica rutinaria y se tratan con la utilización de gafas.

Las cataratas se tratan quirúrgicamente y por tanto habrá que acudir a un oftalmólogo para que lo detecte. Se trata de la intervención quirúrgica más frecuente del mundo con unos resultados muy buenos, sobre todo en países industrializados.

El glaucoma es una enfermedad silenciosa que no produce síntomas aparentes hasta que la enfermedad está muy avanzada. El factor de riesgo principal es la tensión ocular alta, que produce una pérdida de visión periférica de la que el paciente no es consciente hasta que no ha progresado mucho. La forma de detectarlo es mediante la medida de la tensión ocular en ópticas o en el oftalmólogo, y la realización de pruebas que puedan medir el daño que ya hay en el nervio óptico y en el campo visual periférico.

23726592_s

¿En qué casos es esta discapacidad degenerativa?

F. J. H.: Toda enfermedad progresiva no tratada va a conducir a una pérdida de visión progresiva: la degeneración macular (DMAE), el glaucoma o la catarata no tratada son las causas más frecuentes. Las tres tienen un componente genético al que se añaden unas condiciones ambientales (exposición al sol, alimentación inadecuada…).

 ¿Son prevenibles?

F. J. H.: La prevención parte de las revisiones oftalmológicas a partir de los 40 años, sobre todo en pacientes con antecedentes familiares de estas enfermedades. Los tratamientos actuales de la DMAE (complejos vitamínicos e inyecciones de fármacos intraoculares) y del glaucoma (gotas que bajan la tensión o cirugía en los casos más avanzados) permiten controlar la enfermedad y que no progrese.

¿Cuáles son los mejores tratamientos para aquellas personas que padecen de discapacidad visual degenerativa?

F. J. H.: Ya hemos comentado el tratamiento mejor para enfermedades degenerativas como la DMAE (han aparecido nuevos fármacos intraoculares que mejoran los resultados de visión) y el glaucoma (hay continuas mejoras en las técnicas quirúrgicas).

¿Hacia dónde apuntan los avances en este campo?

F. J. H.: En enfermedades degenerativas hereditarias como la retinosis pigmentaria, los avances apuntan a los factores que permiten un “renacer” de las neuronas muertas en la retina, el tratamiento sobre los genes o con células madre. Todavía los resultados no se han trasladado a la práctica clínica, pero al menos son prometedores. En pacientes sin posibilidad de recuperación y que cumplan con una serie de criterios, puede realizarse una técnica quirúrgica en la que se coloca un implante en la retina que transmite la información de la luz al nervio óptico (se denomina Argus II).

Share on Facebook65Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn33Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.