Las exodoncias complejas son aquellas que presentan una dificultad y exigen que la extracción dental se realice con medios especiales técnicos, médicos, farmacológicos o de cualquier otro tipo, según especifica el Dr. Carlos Miera Gómez, cirujano maxilofacial en Cirugía de la Cara. El profesional explica en esta entrevista qué hacer si la extracción es quirúrgica, si las piezas dentales están próximas a estructuras nobles como el nervio mandibular o el seno maxilar, o si surgen otro tipo de complicaciones.

La extracción dental puede requerir medios especiales técnicos, médicos y farmacológicos.

¿Qué solución hay si las piezas están destruidas?

En el caso de raíces fracturadas en el curso de una exodoncia convencional, puede continuarse la exodoncia por vía alveolar o realizar una exodoncia quirúrgica con preparación de un colgajo. Si se trata de raíces antiguas en el hueso maxilar, podemos encontrar dos escenarios: inclusión submucosa o inclusión intraósea.

¿Qué hacer si solo queda la raíz alojada dentro del hueso?

Será precisa la exodoncia quirúrgica completa. Tras realizar la incisión, levantaremos un colgajo mucoperióstico amplio y procederemos a la osteotomía hasta obtener una buena visión de la raíz y una vía de salida suficiente. Puede ser necesario efectuar técnicas de odontosección si la eliminación del resto radicular exigiera un exceso de osteotomía o por constatar la presencia de curvaturas radiculares u otras anomalías. Una vez completada la exodoncia, se repara el lecho quirúrgico y se repone y sutura el colgajo.

¿Cómo se actúa con pacientes con enfermedades sistémicas?

Las enfermedades sistémicas son aquellas que por su gravedad pueden tener un índice de complicaciones elevado y que suelen precisan de algún tipo de preparación y cuidados operatorios inmediatos especiales. Distinguimos 5 grupos: cardiopatías isquémicas, trastornos del ritmo cardíaco, limitación de la apertura bucal, trastornos graves de la hemostasia y alergia a los anestésicos locales. En estos pacientes se prefiere hacer la extracción dental en un quirófano, generalmente bajo anestesia local, y con el soporte de los distintos especialistas.

El diente que se va a extraer puede tener las raíces fracturadas.

¿Qué problemas dan los trastornos de la coagulación de la sangre?

Un paciente anticoagulado o con otro trastorno de la coagulación que va a ser sometido a una intervención quirúrgica cobra especial relevancia en cirugía oral debido a dos circunstancias especiales: la gran frecuencia de este tipo de intervenciones y los cambios inducidos por la propia cirugía en la cavidad oral.

¿Qué ocurre con los pacientes que han recibido radioterapia?

Nos afecta la radioterapia en cabeza y cuello por la proximidad con la cavidad oral. En estos casos lo mejor es hacer las exodoncias quirúrgicas antes de empezar la radioterapia. Una vez sometida a esta, lo ideal es esperar 6 meses antes de cualquier intervención agresiva sobre la mandíbula o el maxilar. En caso de tener que hacerlo antes, extremar la técnica para ser lo más atraumática posible, pues está alterada la vascularización ósea y existe el riesgo de osteonecrosis.

¿Qué otros casos se consideran extracción dental compleja?

La extracción dental en pacientes poco colaboradores (demencias, retraso psicointelectual, fobias), en cuyo caso debemos realizarla en un ambiente hospitalario y bajo anestesia general controlando la vía aérea. Existe controversia sobre el uso de sedación intravenosa o inhalatoria en estas situaciones. Nosotros somos partidarios de la anestesia general con intubación nasotraqueal y taponamiento de la vía aérea para evitar el riesgo de broncoaspiraciones y neumonía consecuente.

Algunas exodoncias puede ser necesario realizarlas con cirugía.

¿Qué ocurriría si la extracción no se realiza correctamente?

Se necesitaría otra cirugía para realizarla, con los inconvenientes que ello supone para el paciente, así como riesgos de infección, etc. En pacientes especiales aumentaríamos el riesgo de su patología de base con nuevas intervenciones y el consumo de medios de otros especialistas.

¿Este tipo de extracción dental requieren preparativos especiales?

Quien padezca enfermedades de base o alteraciones de la coagulación precisa la preparación previa por parte de sus especialistas. En el resto no es necesaria una actitud especial distinta a una cirugía oral convencional: la pauta de antibióticos que puede empezar el día anterior o el mismo día de la intervención. Los cuidados posteriores son similares: aplicar frío, evitar esfuerzos, extremar la higiene oral y seguir las indicaciones de los doctores.

Si quieres más información:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.