Una mala postura o un sobresfuerzo pueden pasarnos una factura dolorosa. La lumbalgia es el conjunto de signos y síntomas que afectan a la parte baja de la espalda, donde están las vértebras lumbares. Así la define Jordi Bertran, fisioterapeuta en FisioBcn. Este especialista indica en esta entrevista sus causas, síntomas y tratamientos. Además, incide en el vínculo que existe entre deporte y lumbalgia: ¿quiénes serán los atletas con más posibilidades de verse afectados?

La lumbalgia es de las patologías más habituales entre deportistas.

¿Qué provoca lumbalgia?

Sobresfuerzos, falta de higiene postural, atrofia muscular o traumatismos directos suelen ser las causas más habituales. Lesiones de los discos, intervenciones quirúrgicas abdominales, secuelas del parto o trastornos viscerales también pueden provocarla.

¿Cuáles son sus síntomas?

El dolor y la incapacidad funcional son los más significativos. Tensión o contractura muscular, rigidez en la movilidad, dificultad para caminar erguido e irradiación hacia los miembros inferiores son algunos de los que más describen los pacientes afectados.

¿Cómo se diagnostica?

Lo primero es que el médico haga una buena recopilación de datos y una exploración física con test específicos lumbares. Quizá solicite alguna prueba complementaria (como resonancia magnética o radiografía) para hacer un buen diagnóstico. También el fisioterapeuta puede hacer una valoración.

¿Hay un perfil de persona más proclive a padecerla?

Debido a la especialización profesional, quien pase muchas horas sentado, trabaje en cadenas de montaje o sea sedentario con poco tono muscular puede sufrirla. Es habitual que durante el periodo del embarazo puedan surgir lumbalgias mecánicas.

La gente que trabaja muchas horas sentada es proclive a sufrir lumbalgia.

¿Qué relación hay entre la lumbalgia y el deporte?

Es una de las patologías más habituales entre los deportistas, debido principalmente a las descompensaciones musculares que generan los movimientos técnicos. Por ejemplo, en los futbolistas un exceso de fuerza en cuádriceps y psoas puede provocar lumbalgias por atrofias de los músculos lumbares.

¿Cómo puede prevenirse y tratarse?

Una buena exploración física por parte del fisioterapeuta que permita identificar los puntos débiles para poder potenciarlos es la mejor prevención. La potenciación específica aislada de los músculos lumbares es uno de los mejores métodos. En este sentido, Tergumed es una excelente terapia. Combinada con la terapia manual y el trabajo de propiocepción de la cintura pélvica, los resultados son magníficos.

¿Qué consejos debe seguir el paciente para convivir día a día con esta dolencia?

Tomar conciencia de su lesión y asesorarse por su médico/fisioterapeuta. Además, debe seguir las pautas y consejos que le marquen para sus actividades diarias.

Para más información:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook54Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn2Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.