Una de las claves para un buen pronóstico en caso de cáncer es el diagnóstico temprano, y Google está intentando aportar su granito de arena a esta causa. La división tecnológica Google X está desarrollando nanopartículas para detectar el cáncer, infartos y otras patologías cardiacas en etapas muy tempranas. Un sistema así facilitaría el diagnóstico de algunas enfermedades incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas. Algo que para algunos tipos de cáncer, como el de páncreas, es de especial utilidad, dado que cuando se establece el diagnóstico, la enfermedad está bastante avanzada.

Google podría decirte si tienes cáncer

Estas nanopartículas serían introducidas en el torrente sanguíneo al tragarnos una simple píldora inteligente, que estaría controlada por un dispositivo que llevaríamos en la muñeca. El objetivo es identificar el mínimo cambio bioquímico del organismo. Las partículas pueden ser diseñadas para adherirse a células cancerosas o a fragmentos de ADN cancerígeno. También pueden detectar arteriosclerosis o placas de grasa en los vasos sanguíneos, que conducirían al infarto.

Aunque el proyecto está aún en una fase incipiente, la ventaja que aportaría este proyecto es evidente: la detección temprana de enfermedades para establecer mejores pronósticos y así reducir la tasa de mortalidad. Sin embargo, la iniciativa de Google también ofrece dudas. Existe el peligro de establecer falsos positivos, que no solo asustarían en vano al paciente, sino que llevaría a tratamientos que, en realidad, no hacen falta.

Según advierte la doctora Laura Esserman, especialista en cirugía del cáncer de mama de la Universidad de California, muchos pacientes se someten a tratamientos muy invasivos a causa del sobrediagnóstico, es decir, la detección de lesiones precancerosas que suponen un riesgo bajo y que son tratadas como si el riesgo fuera elevado. Así, no son pocos quienes tienen que sufrir las consecuencias de cirugías, radioterapia o quimioterapia cuando su problema se podría haber tratado con medios menos agresivos.

Para la doctora Esserman, el auténtico reto es desarrollar dispositivos que sean capaces de detectar mejor los cánceres más letales y de rápido crecimiento. Y por otro lado, crear registros para mejorar el seguimiento de cánceres de bajo riesgo.

No está claro aún si el proyecto de Google podrá llevarse a cabo con éxito, como sus lentillas para controlar los niveles de azúcar en diabéticos; o acabará como una ilusión, como Google Flu Trends. Lo que no ofrece lugar a dudas es que esta tecnología es una espada de doble filo, y plantea preguntas dignas de una novela de ciencia ficción. No nos queda otra que esperar para descubrir el desenlace.

 

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn79Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.