El colectivo LGTB (Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) está de enhorabuena: además del reconocimiento en EEUU del matrimonio homosexual, esta semana se celebra el Orgullo Gay. Sin embargo, ser gay, lesbiana o bisexual todavía genera rechazo en algunos sectores de la sociedad, lo que puede generar sufrimiento y aislamiento. Mª Carmen Maluenda Navarro, psicóloga en Gabinete de Psicología Mª Carmen, explica en esta entrevista las razones por las que un homosexual, bisexual o transexual puede no decidirse a salir del armario y cómo afecta esto a su bienestar emocional.

Para salir del armario, la persona debe estar preparada, segura y decidida.

¿Un homosexual puede sentirse avergonzado de serlo?

Sí, aunque no debe. La vergüenza es un sentimiento sobre la incongruencia entre lo que queremos, tenemos o hacemos y lo que consideramos que debemos querer, tener o hacer. Surge de nuestros deseos sobre algo que está reprobado por la sociedad o por el grupo en el que estamos inmersos. Si un homosexual oculta su condición es porque cree que los demás le acusarán de cometer un acto no entendido o compartido. Además, teme perder el cariño, la confianza y el respeto de las personas importantes en su entorno, así como perjudicar su situación profesional.

¿Puede interiorizar la homofobia y sentirse culpable?

Sí, puede interiorizarla. A veces el individuo aprende en su entorno la intolerancia hacia determinadas orientaciones sexuales, por lo que tenderá a ocultar sus sentimientos. En estos casos, las personas pueden llegar a sentirse desorientadas, padecer algún tipo de problema emocional e incluso sentir culpabilidad, rabia y asco de sí mismas.

¿Qué importancia tiene salir del armario?

Es bueno siempre que sea la persona quien lo decide: debe estar segura de que quiere comunicarlo, prepararse para cualquier reacción de su entorno y disponer de herramientas para afrontar las situaciones que surjan. Desear algo y no poder compartirlo suele ser conflictivo para el sujeto, más aún si mantiene conductas no concordantes con sus deseos. No poder ser como se quiere conlleva un estado de ánimo muy deprimido.

¿Y es necesario comunicar la orientación sexual?

Nunca debe ser obligatorio: la decisión depende solo de quien lo vive, de la percepción sobre su privacidad y de su fortaleza. Las personas habitualmente no van diciendo cuál es su condición sexual y por ello nadie les reprocha que no lo comuniquen. El ser humano es mucho más que su orientación sexual, por lo que conocerla no debe ser imprescindible para relacionarnos y aceptar a los demás de manera incondicional. Si se quiere expresar, el mejor momento siempre será cuando la persona esté preparada, segura y decidida.

Es importarse rodearse de personas que muestren cariño sin que importe la orientación sexual.

¿Cómo debe actuar el entorno al enterarse de la homosexualidad, bisexualidad o transexualidad de alguien?

Lo mejor es aceptarlo con naturalidad porque no es nada extraño. En particular, la familia es importante, por lo que cuando se comunica algo se espera apoyo y comprensión por su parte. En cuestiones con componente emocional, como la sexualidad, la reacción de la familia puede determinar los comportamientos posteriores de la persona hacia el resto de su entorno.

¿Qué debe hacer una lesbiana o un gay si su entorno los rechaza?

Nuestros deseos, opiniones y decisiones deben estar por encima de los de los demás (siempre que no sean dañinas para los otros). Si nuestros allegados nos rechazan, debemos aprender a vivir con ello, ser cordiales pero marcando los límites que nadie debe sobrepasar. Es bueno dar un tiempo a la familia para que se habitúe, pues en muchas ocasiones el primer impacto lleva a las personas a mostrarse intolerantes. Pero si dejamos que recapaciten, terminarán admitiendo que nada debe cambiar. Si la situación se mantiene a lo largo del tiempo, tendremos que asumirlo e integrar esta nueva etapa en nuestra vida.

¿Cómo puede responder a los ataques y las críticas?

En la mayoría de las situaciones (si no hay ataques físicos, caso en el que se debe denunciar) una opción es mostrar indiferencia. Normalmente los ataques y las críticas persiguen provocar el malestar del otro. Si no consiguen este malestar, las personas suelen perder el interés en estas acciones.

La adolescencia es una etapa clave, ¿alguna consideración o recomendación específica?

La mejor decisión es vivir su vida y su sexualidad con respeto, aceptando que cada uno tiene su propia orientación sexual y, por supuesto, rodeándose de personas que los quieren y los aceptan por ser como son.

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn19Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.