En verano solemos relajarnos y aliviar tensiones, tanto, que es habitual saltarnos las rutinas de sueño y comidas. Estos cambios, entre otros, y no el cambio estacional, son los que potencian que los ataques de migraña aumenten.

Repasemos los motivos habituales que favorecen la migraña:

– El estrés.

– Los trastornos hormonales.

– Los trastornos del sueño.

– El ayuno o consumo excesivo de sustancias excitantes como el café, alcohol u otros.

Como decíamos anteriormente, lo normal es que el estrés disminuya en la época estival, pero el resto de desencadenantes suelen aumentar. Podemos prevenir los ataques tomando algunas precauciones:

– Evitar trasnochar, no dormir las horas suficientes o dormir mucho más de la cuenta

– Evitar el consumo excesivo de alcohol así como de sustancias excitantes.

– Mantener una dieta saludable y unos horarios de comida rutinarios en la medida de lo posible.

– Evitar sobrecargar nuestro día con un exceso actividad.

– Reducir la exposición excesiva al sol.

Según Dr. Robert Belvís: “Hasta un 70% de los pacientes migrañosos y un 35% de los pacientes con cefalea tensional afirman en las encuestas que el tiempo influye en sus migrañas. Sin embargo, los múltiples estudios realizados desde los años 70 aún no han confirmado científicamente esta opinión tan generalizada entre los pacientes”.

Normalmente los pacientes de migraña son conscientes de las distintas situaciones que agudizan sus ataques, durante el verano igual que durante el resto del año, es importante intentar controlarlas y, por supuesto, si utiliza medicación de manera habitual, hay que respetar siempre las dosis establecidas por el especialista.

Consulta gratis en Saluspot.com tus dudas sobre salud con médicos de toda España.

 

 

El equipo de redacción de Saluspot.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.