Desde hace tiempo, las nuevas tecnologías no solo colaboran para mejorar los sistemas de comunicación, sino que además, nos facilitan la vida en muchos aspectos, también en el ámbito de la salud a través de la telemedicina.

Este término encuentra sus orígenes en 1950, concretamente en la Universidad de Nebraska, en Estados Unidos, donde se diseñaron aplicaciones experimentales para la transmisión de signos vitales. Desde entonces la evolución de esta práctica ha estado ligada a la aparición de los ordenadores, internet y la telefonía.

Hoy en día podemos definir telemedicina como un recurso tecnológico que posibilita la optimización de la asistencia sanitaria a través de las nuevas redes de comunicación. De esta forma, de un modo mucho más directo, económico y eficiente (esencial, por ejemplo, en zonas distantes o de difícil acceso), cualquier usuario que disponga de conexión a la red podrá estar comunicado con un médico o especialista sanitario de manera constante.

Telemedicina

La medicina en la actualidad está más que familiarizada con conceptos como esalud, ehealth o salud 2.0. Estos refieren a uso de las nuevas tecnologías para complementar la labor tradicional de los colegiados y favorecer la comunicación entre médicos y pacientes, o mejor, entre emédicos y epacientes. O también el concepto mhealth, la salud en el dispositivo móvil a través de apps. Asimismo, es habitual encontrar información en redes sociales bajo dichas nomenclaturas y otras etiquetas, como #hcsm (health care social media), o sus versiones enfocadas hacia la Unión Europea, #hcsmeu, o hacia nuestro país, #hcsmeuES.

Pero la telemedicina no solo mejora la comunicación entre médicos y pacientes, dentro de sus prácticas más habituales podemos encontrar:

  • Teleconsulta o telediagnosis: ofrece la posibilidad de citarse o consultar directamente con el centro médico mediante la red. Hay muchas especialidades en que el contacto verbal paciente-doctor es suficiente para una buen asistencia. Por ejemplo, en zonas de difícil acceso, en las que no hay un centro médico cercano, la telemedicina colabora para que médicos y pacientes pueden comunicarse. Este sistema, además permite reducir costes, ya sea en recursos materiales o desplazamiento, y evita los posibles riesgos del propio desplazamiento en los pacientes.
    Algunos casos en los que podemos observar la teleconsulta o teleasistencia es en la asistencia diaria a personas de avanzada edad que viven o pasan gran parte del tiempo solas; cada día reciben una llamada telefónica de un profesional de la salud que realiza un seguimiento de su estado físico. Este sistema también es aplicable a personas con problemas de movilidad, enfermos crónicos o discapacitados físicos.
  • La cirugía guiada permite a un cirujano poder ser guiado o supervisado por otro especialista durante el desarrollo de la intervención. Para ello, se emplean cámaras en alta resolución y avanzados sistemas de telecomunicaciones e informáticos. Esta técnica se emplea habitualmente en las cirugías mínimamente invasivas como, por ejemplo, la cirugía telelaparoscópica.
  • Monitorización remota: en algunas ocasiones existe la posibilidad de medir o monitorizar parámetros del organismo de los pacientes, como la glucosa, muy útil en enfermos de diabetes o de avanzada edad, así como la presión arterial, esencial para pacientes hipertensos que han de mantener un control exhaustivo de su tensión.
  • Monitorización de fármacos: se emplean las nuevas redes de comunicación para mantener el control y actualización de los fármacos que ha de tomar un paciente. Este tipo de prácticas puede ser útil en pacientes con enfermedades crónicas, que requieren de un tratamiento continuado y bajo supervisión, por ejemplo los pacientes que han de tomar Sintrom; así como en pacientes cuya medicación puede ser más agresiva o desestabilizadora, como es el caso de los psicofármacos.
  • Almacenamiento digital de datos o historiales médicos. Gracias a este sistema el profesional cuenta con toda la información clínica del paciente actualizada y en un mismo lugar. Esto le permitirá al profesional trabajar con mayor celeridad y certeza. Además permite compartir datos con otros especialistas de manera eficiente.

La telemedicina ya es una realidad en nuestro país, y las comunidades online de salud como Saluspot ofrecen a los usuarios entrar en contacto con los profesionales médicos de manera gratuita, directa e inmediata a través del servicio de preguntas y respuestas. Con esta iniciativa, los usuarios pueden resolver dudas de salud que serán respondidas por profesionales médicos.

Share on Facebook16Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn4Share on Google+3Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.