Por Antonio Ramírez Blanco 

Que la tecnología está cada vez más presente en nuestros días, resulta una obviedad aplastante. La gente se halla sumergida en una vorágine diaria de 2.0. Navegando en las aguas de las redes sociales y sacando el máximo partido de las aplicaciones de sus móviles de última generación.

A la vista de ello, muchas empresas públicas y privadas especializadas en distintas disciplinas han buscado realizar mejoras en términos crematísticos y de servicio. Por supuesto, el mundo vinculado a la salud, no ha sido ajeno a estos progresos. Este nuevo concepto de la salud vinculada a las nuevas tecnologías, ha derivado en el concepto de Salud 2.0, de reciente integración en el mundo sanitario. Este nuevo concepto se apoya en los nuevos sistemas de información, que pretenden una interacción ágil y sencilla, capaz de integrar a todas las partes que conforman el sistema, desde el profesional médico, pasando por los gestores sanitarios, y llegando hasta el paciente.

El modelo sanitario está transformándose. Los cambios demográficos y sociales, obligan a una actualización de un modelo que empieza a quedarse obsoleto. Cuestiones como el aumento del gasto en sanidad, hacen poco viable la sostenibilidad de nuestra forma de entender el sistema. La práctica asistencial se ve abocada al desplazamiento del lugar de diagnóstico y terapia a los domicilios de los pacientes, en lo que se ha dado en llamar, telemedicina. No sólo paciente y especialista, interactúan de manera no presencial, sino también los pacientes entre ellos compartiendo información, y los propios facultativos, intercambiando experiencias referentes a su profesión.

Diversos estudios que se han llevado a cabo demuestran que, los pacientes, requieren en mayor medida los servicios de médicos, enfermeros y farmacéuticos, que participan en este nuevo concepto de la salud 2.0.

Este sistema, en el que el paciente se siente más implicado e informado, supone también para él, considerables ahorros en materia de tiempo y de coste sanitario. Es además, copartícipe en diagnósticos y tratamientos, al compartir experiencias personales sobre la enfermedad, que pueden ser útiles, tanto a profesionales, como a otros pacientes aquejados de dolencias similares.

La fácil accesibilidad es uno de los puntos fuertes de esta nueva modalidad. El contacto inmediato con profesionales de las distintas áreas médicas, con un simple clic de ratón o utilizando una aplicación del teléfono móvil. Evitar las citas en los centros de atención primaria resulta muy atractivo para quien raramente dispone de tiempo suficiente para acudir a los centros por dolencias de carácter menor.

En la telefonía de última generación, se incorporan distintas aplicaciones, destinadas a mejorar nuestra calidad de vida y controlar nuestro estado físico ó actividad. Han surgido numerosas aplicaciones que se dedican a controlar nuestro ritmo y rendimiento cardíaco, tanto en reposo como cuando practicamos deporte. Otras nos ayudan a conocer nuestro grado de audición y a prevenir este tipo de problemas. Incluso existe una aplicación que permite a los daltónicos percibir los colores reales en su entorno.

Quizás las aplicaciones más abundantes en el campo de la salud, sean las que están vinculadas a la dieta y la pérdida de peso. Las aplicaciones y portales de consulta relacionados con este tema, se cuentan por centenares, siendo algunos de ellos aprobados, incluso, por asociaciones médicas de gran prestigio. Recientemente  La Asociación Médica Americana (AMA) ha lanzado la aplicación ‘Weight What Matters‘ para animar a los pacientes a trabajar junto a sus médicos para comer mejor, aumentar poco a poco la actividad física y aprender a mantener el peso saludable.

En el terreno puramente cibernético, sin duda, los portales donde puede consultarse a un especialista o grupo de especialistas, resultan los más atractivos para el paciente. Aquellos que contienen artículos médicos de interés o los que permiten localizar a los especialistas más próximos y confirmar citas con ellos a través de la red, también son muy demandados. La integración de todas estas demandas en una solución global, ha dado origen a una comunidad como Saluspot.com, que pretende responder a las necesidades del paciente, en materia de consulta con el profesional, artículos especializados, geolocalización sanitaria, e intercambio de experiencias entre pacientes.

¿Cuáles son las principales diferencias entre el método 2.0 y la salud convencional?

Las diferencias son muy variadas:

– Las historias clínicas pasan de estar únicamente en los centros médicos a obrar en manos del paciente
– La asistencia sanitaria se organiza en el entorno del paciente, en lugar de alrededor del centro médico
– La desaparición de la burocracia asociada a la actividad presencial
– La facilitación de la recopilación de información sobre el paciente
– La monitorización domiciliaria en tiempo real del paciente crónico, frente a la presencial, más periódica e inefectiva
– El mayor flujo médico de datos sobre el paciente

La evolución de este proceso conseguirá aliviar el número de pacientes que inundan los centros sanitarios. Agilizará el tratamiento de los pacientes, que están aquejados de enfermedades de un notable grado de gravedad. El aumento de estos servicios interactivos beneficia también a todos los profesionales, que tendrán acceso a una mejor información y a herramientas eficientes para realizar el seguimiento del paciente.

 

 

El equipo de redacción de Saluspot.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.