LinkedIn se ha convertido en una red social indispensable en nuestra carrera profesional. De hecho, en España ha crecido un 41 % en los dos últimos años. Y uno de cada diez perfiles de LinkedIn trabaja en el ámbito de la salud. Sin embargo, la mayoría de esos perfiles pertenecen a gestores de clínicas y hospitales, ejecutivos de marketing de salud, comerciales… Solo el 3,5 % de los perfiles profesionales ofrecen asistencia sanitaria.

LinkedIn para médicos: cómo sacarle el mayor partido

Aún algunos médicos tienen sus reticencias a la hora de utilizar LinkedIn. No ven qué les puede aportar, más allá de tener su currículum colgado en internet. Otros, por otra parte, sobre todo los médicos más jóvenes, entienden las ventajas que ofrece esta red social. Por si acaso, te las recordamos:

  1. Te ayuda a encontrar trabajo, pues es un escaparate para que puedas mostrar tu talento, y las empresas pueden contactar contigo sin necesidad de intermediarios.
  2. Consigues contactos, como antiguos compañeros de facultad o de residencia. No te olvides además de que puedes relacionarte con reputados profesionales de la salud.
  3. Aprenderás. Gracias a participar en grupos o a las publicaciones de tus contactos, estarás al tanto de avances en tratamientos, nuevas técnicas, incluso, puedes aprender acciones de marketing para captar pacientes.

Esto lo tienes claro y hace tiempo te creaste un perfil en LinkedIn. Pero, ¿lo tienes optimizado? ¿Sabes sacarle el mayor partido? Aquí tendrás unas pautas sencillas para para empezar a exprimir tu cuenta en esta red social:

  1. Para tener un buen perfil tienes que describir tu experiencia de forma clara y relevante.
  2. Utiliza keywords en los distintos campos de descripción de tu perfil. Así será más fácil que te encuentren. Pero ojo, no te pases con las palabras clave, evita un lenguaje robótico y deshumanizado.
  3. Añade a tu perfil tus publicaciones científicas, artículos de salud (de tu blog, de Saluspot…), presentaciones en SlideShare, vídeos… Te ayudará a desmarcarte y obtendrás un aspecto más visual y atractivo.
  4. LinkedIn no es un currículum virtual. Es una red social, y, aunque pertenezca al ámbito profesional, sirve para conversar y compartir. Recomienda actualizaciones, encuentra a los profesionales de la salud más influyentes e interactúa con ellos, o menciónalos cuando publiques algo que pueda ser de tu interés. Envía mensajes personales, escribe recomendaciones… En definitiva, interactúa con tus contactos, muéstrales que no son un número más, sino que te preocupas por ellos. Ganarás en credibilidad, mejorarás tu marca personal y aumentarás el engagement de tus publicaciones.
  5. Únete a grupos y participa en las conversaciones. Publica contenido interesante y comenta los post de los demás. Un truco: céntrate en grupos pequeños, es más probable que lean más tus contenidos y que consigas más interacción.

Estar presente y hacer un buen uso de las redes sociales es un factor clave para ganarse una buena reputación médica online. Si además combinas esta actividad con la participación en comunidades online de salud como Saluspot, dispararás tu visibilidad en la red.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn154Share on Google+4Pin on Pinterest1

You must be logged in to post a comment.