Los viejos eslóganes publicitarios ya no son tan eficaces como antes. Ahora buscamos información de calidad, con hechos, no con promesas. Esa es la clave del marketing de contenidos. Atraer a tu público potencial con información que les interesa a través de artículos divulgativos, infografías, vídeos o respondiendo a sus dudas.

Marketing para médicos: posiciónate como experto en un tema

Se trata de generar confianza en los usuarios creando un contenido de calidad. Para ello, una de las claves es posicionarse como experto en un tema. Es decir, facilitar información de salud solo de tu especialidad. Suena evidente, pero a la hora de responder a preguntas de salud de los usuarios no lo es tanto.

Podemos pensar que cuanta más presencia tengamos en internet mejor será para posicionarnos. Que cuantas más preguntas respondamos mayor relevancia obtendremos en Saluspot. Y es así, pero con matices. Pues responder a cualquier pregunta sin seguir una estrategia puede ser contraproducente. ¿Por qué?

  1. El usuario puede molestarse al ver que no le responde un experto en el tema. Es probable que su confianza hacia ti descienda aunque tengas una alta relevancia. Además, te puede ver como un spammer.
  2. Causas irritación en otros colegas que sí son expertos en el tema en cuestión.

Pero hay una razón más importante por la que no deberías contestar a preguntas que no son de tu especialidad. Y esa es que te posicionas en un tema en el que no eres experto, y por tanto por el que nunca captarías pacientes.

Por ejemplo: eres psicólogo pero contestas a muchas preguntas de medicina alternativa. Con esta dinámica, al cabo del tiempo, aparecerás recomendado en Saluspot a los usuarios que busquen tratamientos de medicina alternativa. Si tu consulta no trata estas técnicas, estarás atrayendo a un usuario que no te busca. En definitiva, estarás llevando a cabo acciones de marketing orientadas a un público objetivo erróneo.

Si eres especialista en un campo, también debes serlo en la red, y publicar contenidos de tu especialización. ¿Por qué?

  1. Porque así eres más útil. Si un usuario busca una respuesta de experto y tú lo eres en ese campo, dásela. El usuario valorará de forma positiva tu dedicación. Si no eres experto, deja que otro conteste. No pasa nada.
  2. Ganas en credibilidad. El contenido de calidad, riguroso, especializado y útil es la mejor carta de presentación para que los usuarios confíen en ti. Esa confianza es el primer paso para conseguir una cita. Pero recuerda: sé claro y conciso. Un contenido muy trabajado pero poco comprensible sirve de poco.
  3. Te posicionas mejor en un tema por el que quieres ser conocido. Cada vez que respondes a una pregunta puedes etiquetarla. Por ejemplo: eres experto en ortodoncia lingual, y un usuario pide información sobre ortodoncia invisible. Puedes explicarle el tratamiento y colocar las etiquetas “ortodoncia lingual” y “ortodoncia invisible”. Cuantas más veces respondas a preguntas relacionadas con estos temas y los etiquetes de forma correcta, más posibilidades tendrás de aparecer como experto recomendado a los usuarios de la plataforma.

En conclusión, todos preferimos que nos asesore un experto. Yo, sin ir más lejos, compro mis plantas en un sitio donde sepan de abonos, de cuidados o de poda. Y si para temas más banales ya buscamos la ayuda de un experto, ¿qué no vamos a hacer cuando se trata de lo más preciado, nuestra salud?

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn40Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.