Se acercan fechas de brindar con champán, pero ¿conoces los efectos nocivos del alcohol en tu boca? Además de generar un PH muy ácido (por debajo de 4,5), reduce la producción de saliva y puede erosionar los dientes y causar mal aliento, según indica el Dr. Juan Zufía González, especialista en odontología y estomatología en CEI Instituto de Implantología y Estética Dental. Según indica este profesional, si las bebidas alcohólicas se asocian a bebidas azucaradas, el efecto adverso se multiplica.

El alcohol reduce la producción de saliva y puede erosionar los dientes.

¿Cómo influye la graduación?

Cuanto mayor es la graduación, más efectos negativos. El vino tiene baja o media graduación y recientemente un estudio ha demostrado que los fermentos de las semillas y restos de uvas contienen polifenoles, que son capaces de prevenir el crecimiento de algunas bacterias, como el Streptococco Mutans, causante de la caries dental. No obstante, no conviene abusar de ello, y siempre cepillar los dientes después de cada comida.

¿Cómo perjudica el alcohol a los dientes?

La reducción del PH favorece el crecimiento de ciertas bacterias que pueden generar caries en el esmalte o problemas en encías. Además, una bajada del PH aumenta la erosión en la superficie del esmalte, dejando al descubierto la dentina, que es el núcleo del diente que protege la pulpa dentaria. Otro efecto adverso es la disminución de la producción de saliva, entre cuyas funciones está la de remineralizar el esmalte de forma continua.

¿Y a las encías?

La saliva contiene ciertos componentes llamados inmunoglobulinas, que juegan un papel fundamental en la defensa del organismo contra los gérmenes patógenos. Un menor flujo salival reduce la capacidad defensiva en la boca y, por tanto, favorece el acúmulo de placa y el crecimiento de algunas especies bacteriana que dañan las encías y producen el mal aliento.

Cuanto mayor es la graduación del alcohol, peores son sus efectos en la boca.

¿Cómo afecta a las mucosas?

Después de ingerir alcohol, éste debe ser diluido para eliminarse del organismo, lo que conlleva perder gran cantidad de agua. Por tanto, se genera una deshidratación generalizada que también afecta a las mucosas bucales. La mucosa y la saliva generan un movimiento en la cavidad bucal que contribuye a eliminar la placa bacteriana. Pero si existe deshidratación, esta función de barrido no se realiza correctamente.

¿Cómo influye en la estética dental?

Los dientes desgastados y con caries en la superficie del esmalte, principalmente en la zona próxima a la encía, producen un efecto antiestético y de suciedad bastante desagradable. Este efecto tiene lugar con mayor gravedad en la zona anterior de la boca, la que enseñamos al sonreír. Se trata de la zona que recibe mayor impacto al beber, especialmente cuando se combina alcohol con bebidas azucaradas. Además, algunas bebidas como el vino tinto ensucian los dientes en profundidad.

¿Y en el aliento?

Si no se eliminan las bacterias de la zona posterior de la lengua, emiten unas sustancias llamadas compuestos volátiles sulfurados, principales responsables del mal aliento. La deshidratación y la reducción del flujo salival favorecen el crecimiento de estos microorganismos.

El chicle sin azúcar genera una limpieza de la placa bacteriana por la acción masticatoria.

¿Cómo influye en el desarrollo de cáncer oral?

La descomposición o metabolismo del etanol (principal componente de las bebidas alcohólicas) genera acetaldehído, una sustancia tóxica que es cancerígena. Además, este acetaldehído genera el crecimiento de especies bacterianas capaces de dañar el ADN por un proceso de oxidación.

¿A qué otras partes del cuerpo que influyen en la salud oral perjudica el alcohol?

El consumo continuado de alcohol puede llegar a evitar la absorción intestinal de ciertos nutrientes que protegen contra el cáncer, como algunas vitaminas. Además, el PH del alcohol genera un aumento de la acidez estomacal, potenciando el reflujo gastroesofágico. Esto puede ocasionar lesiones en el esófago o la propia cavidad bucal por un exceso de acidez.

¿Cómo minimizar los daños una vez hemos ingerido alcohol?

Siembre debe consumirse con moderación. Tras cada ingesta es preciso cepillar los dientes para eliminar restos de alcohol y bebidas azucaradas. Además, se recomienda beber cierta cantidad de agua para prevenir la deshidratación. Algo positivo después de ingerir alcohol es masticar chicle sin azúcar durante un rato. Esta acción genera una limpieza de la placa bacteriana por la acción masticatoria, una estimulación de la producción salival y un aumento del PH de la boca.

Para más información:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.