La evolución del proceso de transformación digital hacia el mobile ha supuesto un gran cambio también en el sector salud: mHealth. La información está a golpe de clic y accesible en cualquier momento y en cualquier lugar.

¿Qué es el mHealth?

Es la práctica de la medicina soportada por dispositivos móviles:

  • Monitorización a través de wearables
  • Apoyo en la práctica clínica
  • Prevención
  • Diagnóstico
  • Seguimiento
  • Recomendaciones de hábitos saludables
  • Comunicación entre médico y paciente

¿Qué aporta el mHealth?

El mHealth están cambiando la relación entre médicos y pacientes.
Los pacientes llegan más informados y preparados para poder participar de forma más activa en el seguimiento y abordaje de su patología: paciente empoderado.
Los médicos suelen revisar información médica en el móvil y utilizar alguna aplicación para apoyar las explicaciones a los pacientes o contactar directamente con ellos para remitirles información adicional:

  • Calculadoras médicas
  • Aplicaciones de consulta de medicamentos (indicaciones, interacciones, pautas posológicas…)
  • Aplicaciones específicas de patologías que permitan una mayor prevención, seguimiento del tratamiento y recomendaciones

La posibilidad de monitorización de pacientes a través de dispositivos móviles en patologías crónicas permite un mayor conocimiento de la evolución de la enfermedad y la posibilidad de disponer de datos más completos para tomar decisiones.

Según el estudio ONTSI de los ciudadanos ante la eSanidad publicado en abril del 2016 ya se empiezan a recomendar aplicaciones móviles (7,5%) y webs (6,4%). Esto pone de manifiesto la importancia de tener un sistema que regule y garantice la calidad de las mismas.

Otro ejemplo de la rápida evolución de la mHealth es el cambio del sistema sanitario, algo más rápido en el sector privado:

  • Consultas online
  • Acceso a informes médicos (historia clínica) en la nube
  • Monitorización a distancia y contacto directo con el equipo médico
  • Receta electrónica

Esta revolución viene acompañada de muchos aspectos positivos como una disminución de los costes asistenciales, mayor adherencia a los tratamientos por parte del paciente, modificación de hábitos a favor de la mejora de la salud (muchas veces a través de la gamificación).

¿Cuáles son las aplicaciones de salud más utilizadas?

El número de aplicaciones de salud disponibles crece de forma exponencial.
Las más utilizadas están relacionadas con el deporte, patologías crónicas o hábitos de vida saludable.
Según el informe de App Intellicenge  las 10 mejores Apps de salud de habla hispana son:

  • 30 años de VIH: información científica sobre el VIH
  • Ablah: mejora la comunicación de pacientes con autismo
  • Endomondo: entrenador personal
  • Doctoralia: gestionar las citas médicas, encontrar especialistas y opiniones sobre especialistas
  • Universal Doctor Speacker: traductor médico para las consultas
  • Social Diabetes: herramienta de ayuda al control de la diabetes tipo 1 y 2 con posibilidad de monitorización remota por parte del profesional sanitario
  • Dermomap: ayuda al diagnóstico de las enfermedades de la piel (para profesional sanitario)
  • Contigo: información y ayuda relacionada con el cáncer de mama
  • Sanitas Embarazo: información sobre cada etapa del embarazo y planificación de las visitas ginecológicas
  • iDoctus: ayuda a la práctica clínica del medio

Podrían utilizarse mucho más aplicaciones realmente útiles para los pacientes pero parece haber un gran desconocimiento sobre la existencia de las mismas, tal vez por la poca promoción y escasa actualización.

¿Cuáles son las claves de aplicaciones de salud de éxito?

  • La primera clave es aportar realmente un valor añadido y conseguir una experiencia personalizada.
  • Es importante plantear claramente los objetivos que se quieren conseguir con la aplicación y trabajar para “disparar el engagment”, teniendo claro que el éxito no está en conseguir miles de descargas, si no en una interacción periódica con la misma.
  • Conseguir una gran usabilidad es otra de las claves. Esto aumenta positivamente la experiencia de usuario, por lo tanto el engagment.
  • Otra de las claves es conseguir automatizar la recolección de datos lo más posible aprovechando otros wearables (a parte del smartphone). Por ejemplo, si es necesario introducir datos de salud en un aplicación para obtener determinadas recomendaciones lo ideal es que esos datos se recolecten automáticamente (ej.: la frecuencia cardíaca puede ser directamente introducida desde un smartwatch).
  • Seguridad de la información almacenada, pues es información de salud
  • Posibilidad de compartir o sincronizar datos con otras aplicaciones de salud

La evolución del mHealth previsiblemente conseguirá aumentar la comunicación entre los distintos actores en el sector salud (paciente, profesional sanitario, farmacéutico etc…) consiguiendo mejorar el seguimiento y adherencia de tratamientos.

Hablamos de una mejor gestión de las enfermedades crónicas, promoción de hábitos saludables y detección temprana que proporcionan un importante ahorro en costes sanitarios.

 

 

Apasionada del marketing digital y Digital Manager en un laboratorio farmacéutico. Llevo varios años apostando y trabajando en la transformación digital en la industria farmacéutica. También tengo un blog de marketing digital en farma para poder compartir mi experiencia con una visión práctica del uso del digital en salud.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn51Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.