La hipnosis siempre ha estado rodeada de misterio debido al cine y la televisión, que muestran al hipnotizador como un personaje mágico que toma el control de las mentes. Sin embargo, la realidad está bastante alejada de esta imagen, como explica en esta entrevista la Dra. Sara Beneit Gómez, médico general especialista en hipnosis clínica en Hipnosis Clínica Cuenca. La doctora señala cuáles son las indicaciones de la hipnosis clínica, desmonta mitos en torno a esta técnica y explica cómo es posible hipnotizar a una persona con fines terapéuticos.

En la hipnosis el terapeuta capta la atención del paciente en un estado de relajación. ¿En qué consiste la hipnosis clínica?

La hipnosis es una técnica terapéutica que lleva a la persona a un estado alternativo o modificado de conciencia en el que la atención se dirige hacia el interior de la persona de forma que contacte con sus propios recursos. En el inconsciente encontraremos habilidades que creíamos inaccesibles.

¿Qué nos ocurre en este estado?

Se aprecian cambios psicológicos y fisiológicos, quedan en suspenso las dudas y los temores y se consigue una gran relajación corporal y muscular. Además, se favorece un pensamiento activo y creativo que permite el acceso a funciones como la capacidad de controlar la sensación dolorosa, la capacidad de relajación y la mejoría de los estados depresivos. La implicación del paciente en su propia curación le otorga una responsabilidad y un poder únicos que funcionarían en sí mismos como factores curativos.

¿A qué problemas suele aplicarse la hipnosis clínica?

Suele utilizarse como apoyo a distintos procedimientos, como la terapia psicológica en trastornos de ansiedad, estrés, depresión, ciertas adicciones (especialmente al tabaco) y para controlar el peso. También es eficaz en el control del dolor, ya que palía el sufrimiento que provocan patologías crónicas como la fibromialgia, ciertas condiciones neurológicas o el cáncer, e incluso durante el parto.

¿La visión del hipnotizador en la televisión y el cine se ajusta a la realidad?

La excesiva divulgación de la hipnosis en espectáculos ha creado falsos mitos. Realmente, durante el proceso de hipnosis no perdemos la conciencia, no estamos bajo el poder del hipnotizador, no desvelamos ningún lado oculto o perverso, no hablamos sin control y no nos quedamos dormidos sin poder despertar. En definitiva, no es un estado pasivo y el paciente tiene total voluntad y control sobre lo que ocurra durante una sesión.

La hipnosis trata de dirigir la atención hacia el interior de la persona.

¿Cómo se hipnotiza a un paciente?

Tras diagnosticar el problema se capta la atención del paciente relajado, que pasa a concentrarse mientras disminuye su atención a lo que ocurre a su alrededor. Así desaparece el filtro de la razón y la persona es más receptiva a las sugerencias dadas por el terapeuta para modificar su conducta o sus pensamientos. Esto se logra gracias al empleo de un lenguaje permisivo (que ofrece alternativas) y simbólico (a través de metáforas y anécdotas directamente aceptadas por el inconsciente). Al final el paciente regresa al momento previo a la hipnosis.

¿Todos podemos ser hipnotizados?

De acuerdo con el enfoque ericksoniano, toda persona puede ser hipnotizada. Depende, sobre todo, de que coopere y de la relación de confianza que se establezca entre paciente y terapeuta. Nadie puede ser hipnotizado contra su voluntad y cada individuo responderá a un tipo de técnica específico.

¿Existen contraindicaciones?

Pueden someterse todos aquellos adultos cuyos problemas puedan mejorarse a través de la hipnosis, con independencia de la edad o sexo. Los niños a partir de 7 años podrían beneficiarse de la técnica adaptada, como las sugestiones en forma de cuentos o los juegos con participación activa del niño. Solo estaría contraindicado en casos de patología psiquiátrica grave con componente psicótico, dado que es difícil que estos pacientes centren su atención.

¿Corremos peligro durante la sesión de hipnosis? ¿Se necesita un periodo de recuperación?

Esta técnica no conlleva riesgo alguno para la salud del paciente. Como el individuo mantiene el control sobre el proceso, podría frenarlo en cualquier momento si no estuviera cómodo. No es necesario un periodo de recuperación tras la sesión. Si la persona se ha relajado de manera profunda deberá darse un tiempo para recuperar la atención completa hacia su entorno, como cuando acaba de despertarse del sueño fisiológico.

¿Sobre qué aspectos de la hipnosis clínica se ha investigado recientemente?

Los avances en las neurociencias han descubierto un patrón específico de actividad mental demostrado y demostrable a través de técnicas de diagnóstico por imágenes. Existe un amplio campo de investigación acerca de los efectos en la memoria y sobre las áreas cerebrales implicadas en la disminución del dolor y cómo se van modificando cuando se aplica la hipnosis.

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.