La ortodoncia persigue que la oclusión y el alineamiento de los dientes sean óptimos, preservando la salud articular y periodontal e incrementando la estética. Según indica el Dr. Juan Antonio Gamero Gil, odontólogo en Nueva Ortodoncia DIOC, esta especialidad conjuga conocimientos biológicos con conocimientos técnicos de física y del comportamiento de los materiales. El experto muestra en esta entrevista que la ortodoncia no es solo el famoso aparato de brackets.

La ortodoncia se encarga de la oclusión y el alineamiento de los dientes.

¿Para qué casos está indicada la ortodoncia?

Para los pacientes en crecimiento con desarrollo orofacial alterado y para los adultos que tengan alteraciones de la oclusión o mal alineamiento dentario. Es fundamental controlar el desarrollo orofacial desde los 6 años e incluso antes en ciertos casos. Además, mejora los resultados protésicos y la obtención de un lecho implantario en pacientes con agenesias o pérdidas dentarias de larga evolución.

¿En qué pacientes está contraindicada?

Únicamente en pacientes con enfermedad periodontal activa. Para poder comenzar un tratamiento de ortodoncia es indispensable controlar la enfermedad antes de movilizar los dientes afectados por la periodontitis.

¿De qué depende la duración de un tratamiento de ortodoncia?

En primer lugar, de la naturaleza y magnitud del problema. Si existe alteración del desarrollo orofacial, deberá prolongarse hasta la finalización del recambio dentario e incluso del crecimiento facial. Un diente no tarda lo mismo en moverse 1 mm que 10 mm, por lo que cuanto más grave sea la maloclusión, más largo será el tratamiento.

¿Qué otros factores influyen?

En la evolución del tratamiento influyen factores biológicos del paciente, como la edad, el sexo o el estado óseo y radicular. Otra clave es el seguimiento del plan por parte del mismo ortodoncista, minimizando los movimientos de ida y vuelta. Existen otros factores menos decisivos: materiales, aparatología fija o removible, diseño y mecánica de la aparatología o técnicas coadyuvantes (microtornillos, corticotomías, vibradores oclusales, etc.). Y es imprescindible que el paciente colabore.

Existen tratamientos invisibles de ortodoncia que persiguen mejorar la estética.

¿Cuánto cuesta?

El precio depende de la calidad del tratamiento. Algunos precisan una fabricación personalizada de la aparatología, como las férulas alineadoras o los brackets internos e invisibles, lo que supone un sobrecoste importante. El ortodoncista decide cuándo ha alcanzado los objetivos planteados al comienzo del tratamiento y cuándo da el alta al paciente.

¿La ortodoncia es molesta?

Aunque estos tratamientos no son dolorosos, hay ciertas incomodidades que pueden presentarse de forma puntual, en especial al comienzo de los tratamientos. Pero pueden minimizarse siguiendo las indicaciones del ortodoncista.

¿Qué ocurre si los dientes vuelven a colocarse mal una vez acabado el tratamiento?

Lo que ocurre es la recidiva ortodóncica y en función del grado, puede llegar a requerir un nuevo tratamiento ortodóncico más o menos sencillo. Para evitar la temida recidiva es fundamental seguir las indicaciones del ortodoncista con respecto a la retención una vez que el paciente reciba el alta y es imprescindible acudir regularmente a revisión.

¿Qué pueden hacer los pacientes que necesitan ortodoncia pero les preocupa la estética?

Existen numerosas opciones de ortodoncia estética, desde los clásicos brackets blancos hasta los aparatos de poner y quitar (transparentes o no). Y la opción más estética de todas: los brackets que se colocan por la parte interior de los dientes, que aseguran una excelente estética y permiten disfrutar de una mejor colocación de los dientes sin esperar al día de su retirada.

Para más información, puedes:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn18Share on Google+0Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.