¿Quién no le ha contado alguna mentirijilla a su médico? A veces cuesta reconocer en consulta que no hacemos el deporte que deberíamos, que hemos vuelto a fumar, o que no estamos tomando la medicación como corresponde… Y es que los seres humanos queremos agradar a los demás, y para que no piensen mal de nosotros muchas veces contamos medias verdades. Es común que ocurra lo mismo con nuestro profesional de la salud. En consulta a veces nos da mucha vergüenza confesar que no estamos teniendo hábitos demasiado saludables, y eso puede ser fatal.

Lo que no te atreves a contar a tu médico sí se lo contarías al ordenador

La comunicación entre médico y paciente es fundamental para garantizar una buena salud. Especialmente cuando el paciente lleva a cabo prácticas de alto riesgo, como consumir drogas o alcohol en exceso, o mantener relaciones sexuales no protegidas. Pero también cuando no sigue a rajatabla el tratamiento de una grave enfermedad, o cuando evita acudir al médico por miedo a ser juzgado. Los profesionales de la salud están para ayudarnos, y para ello necesitan que seamos totalmente sinceros en consulta, que no ocultemos ningún dato.

Un estudio reciente publicado en la revista Computers in Human Behavior ha demostrado que esta falla en la comunicación podría salvarse con humanos virtuales. Cada uno de los 239 participantes en el experimento debía responder una serie de preguntas realizadas por un doctor virtual. El grado de intimidad de las preguntas crecía a medida que avanzaba la prueba: desde un cuestionario básico para conocer al paciente hasta preguntas concretas sobre problemas médicos o síntomas.

Por otra parte, el experimento se dividió en dos grupos: uno sabía que la entrevista iba a ser observada por un doctor en otra habitación, mientras que al otro se le aseguró que la conversación sería anónima. Se observó que los participantes eran más honestos y desvelaban más información cuando sabían que no eran observados. Además, en ambos casos se grabó la conversación para observar las expresiones de los participantes. Aquellos que se sabían observados mostraban expresiones de mayor tristeza o incomodidad. En conclusión, el anonimato ayuda a que el paciente sea sincero y dé toda la información que necesitan los profesionales de la salud.

Este anonimato que buscamos los pacientes se puede encontrar en internet. Escondido tras un alias, un usuario preocupado puede lanzar al hiperespacio esas dudas de salud que por desconocimiento y vergüenza no se atreve a preguntar a su médico. El único problema es que no todas las webs garantizan que el contenido de salud sea de calidad y que realmente se mantenga el anonimato del usuario que pregunta.

Saluspot es un espacio donde el usuario tiene garantizados esos dos aspectos: calidad de la información y el anonimato. Con este sistema de pregunta online anónima, muchos usuarios se quedan más tranquilos. Se sienten con libertad para expresar sus miedos. De hecho, no es raro que usuarios de Saluspot reconozcan que llevan bastante tiempo (años incluso) sufriendo un problema sin atreverse a acudir al médico o contárselo a nadie. Además, el hecho de poder ver preguntas similares de otros usuarios o artículos sobre temas de salud, puede alentar a otras personas a quitarse la vergüenza, aceptar su problema y a acudir al médico para tratarlo.

Por otra parte, los profesionales colegiados que responden a estas dudas de salud, recuerdan a estos usuarios que el doctor no está para establecer juicios de valor, sino para ayudar a sus pacientes. Les ofrecen comprensión en sus respuestas, aceptan sus miedos y les animan a que acudan a su médico. Esto no solo ayuda al usuario que ha realizado la pregunta, sino a miles de usuarios más que pueden tener un problema similar.

Nada puede sustituir una consulta en carne y hueso, pero el doctor virtual podría ayudar a aumentar nuestra confianza en los médicos. Todavía hay que hacer un esfuerzo para dejar de ver al personal de la salud como alguien que nos juzga cuando no hacemos las cosas bien. Hay que trabajar en diversos canales (en la consulta, en las webs de salud o en los medios de comunicación) para que todos los pacientes asimilemos que la falta de sinceridad con nuestro médico no solo es un problema para nuestra salud, sino para la de los demás.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn79Share on Google+8Pin on Pinterest1

You must be logged in to post a comment.