Internet ya se ha convertido en nuestra principal fuente de información. También cuando lo que queremos es hacer preguntas sobre nuestra salud. Aunque puede ser muy útil y práctico, si no sabemos dónde buscar puede ser arriesgado. Por desconocimiento o pereza, muchos usuarios de internet cometen graves errores a la hora de buscar información médica online. Estos son los 10 más comunes.

Preguntas de salud online: 10 errores comunes de pacientes

1. Buscar una duda de salud en Google

Para empezar hay que saber dónde buscar. Al poner tus síntomas en el buscador te puede salir cualquier cosa, y es difícil distinguir qué es fiable y qué no. Además es probable que te pegues un buen susto y luego no ser tan grave. Y eso por no decir que es muy probable que te mueras del asco buscando ciertas cosas. Si eres aprensivo o tiendes a alarmarte por nada, lo de buscar en Google está descartado.

2. Escribir tu duda de salud en una página de Facebook

Aunque esta página corresponda a un organismo oficial o sea 100 % fiable, esta red social no está preparada para resolver dudas de salud. Primero porque no se garantiza tu anonimato. Conseguirás que todos tus amigos de Facebook sepan lo que te pasa. Y segundo, porque muchas páginas las administran community managers, no profesionales de la salud. No tienes ninguna garantía de que quien te responde sea un médico. Mejor no te la juegues.  

3. Escribir en privado a un doctor en Facebook

¿Cómo sabes que realmente es un doctor? Cuidado, que es bastante fácil crearse un perfil falso. Debes hacer preguntas solo en lugares donde se compruebe que quien te contesta es un profesional médico cualificado. ¿Sabes dónde puedes preguntar a médicos colegiados? En Saluspot.

4. Preguntar tus dudas en un foro

Sin duda, esta es la opción más insensata. Los foros de discusión pueden ser interesantes en algunas materias, pero jamás en salud. No sabes quién te está respondiendo, o qué interés tiene en hacerlo. Estás totalmente desprotegido como usuario.

5. No ser claro en tu pregunta

Si quieres una buena respuesta debes elaborar una buena pregunta. Tienes que ser concreto y minucioso a la hora de escribir tus síntomas o tu historia médica. Cuanta más información des, mejor te asesorará el profesional de la salud.

6. Enrollarte y no ir al grano

¿A que es bien fastidioso recibir un email larguísimo que no cuente nada? Pues cuando preguntas tus dudas de salud ocurre lo mismo. Olvídate de florituras y formalismos. Escribe tus síntomas de forma precisa sin irte por las ramas. Ten en cuenta que muchas veces tienes limitación de caracteres. Aprovéchalos al máximo.

7. Compartir imágenes sin cuidar tu privacidad

¿Te gustaría que tu jefe supiera que tienes una ETS? ¿O que tu vecina del quinto se enterase de que tienes problemas para tener hijos? Tienes derecho a mantener la privacidad de tu información de salud. Ejércelo. Comparte tu información de salud solo en lugares donde tus datos se protegen. Y ni se te ocurra compartir fotos donde se te vea la cara o análisis y radiografías a tu nombre. Vale, sé que esto es demasiado, pero ni te imaginas la cantidad de gente que sigue haciéndolo.  

8. Pedir un tratamiento

Para que un profesional de la salud pueda prescribirte un tratamiento es necesario establecer un diagnóstico. Para ello necesita verte en persona, y muchas veces, realizar pruebas. Las preguntas de salud online tienen sus limitaciones. Sirven para completar la práctica médica. Si necesitas un médico, ve al médico.

9. Buscar milagros

Una vez oí a un señor mayor en atención primaria pedirle a una enfermera un remedio para su dolor de piernas. La enfermera le dijo que lo único que podía hacer era poner las piernas en alto. Esta respuesta no gustó nada al paciente. Con las preguntas de salud online, a veces somos como ese señor mayor: queremos algo que nos cure por arte de magia y sin esfuerzo. Por desgracia, nuestro organismo es algo muy complejo, y las soluciones no siempre son simples. No las busques. Confía en un profesional cualificado y huye de aquellos que te prometen el oro y el moro.

10. Buscar una respuesta determinada, que suele ser la más catastrófica

Algunos usuarios se empeñan en tener una cosa que no tienen. Y preguntan una y otra vez pensando que al final los doctores les van a dar la razón. Si has ido al médico y no tienes nada grave, confía en él. Si sigues preguntando y el segundo médico opina lo mismo que el primero, no insistas.

Bonus: no ir al médico

Las preguntas de salud online están pensadas para solucionar dudas generales, nunca para sustituir una visita médica. Si hay algo que te preocupa, no lo dejes, acude a tu médico.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn18Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.