La realidad aumentada fue la protagonista de buena parte de las conversaciones el pasado verano gracias al éxito arrollador de Pokémon Go. Esta aplicación batió récords de descarga e hizo que millones de jóvenes (y no tan jóvenes) recorrieran las calles en busca del preciado botín.

Esto no es una simple anécdota. La realidad aumentada es una tendencia al alza que no hay que subestimar. De hecho, se calcula que el mercado de este tipo de tecnología podría crecer un 132 % anual hasta 2018. Y no se centra exclusivamente en la industria del entretenimiento. La realidad aumentada se aplica, entre otras, en educación, arquitectura, emergencias, dispositivos de navegación, turismo, publicidad o medicina.

Realidad aumentada en medicina

¿Qué es la realidad aumentada?

Para los que aún no tengan muy claro este término, realidad aumentada no es lo mismo que realidad virtual. Esta última trata de sustituir la realidad a través de determinados dispositivos; digamos que nos transporta a otro lugar. La realidad aumentada busca “mejorar” la realidad superponiendo a esta realidades artificiales. Los elementos que puedes ver y tocar se combinan con otros elementos virtuales para mejorar tu experiencia.

¿Cómo se aplica la realidad aumentada en medicina?

Hace dos años Google dio mucho que hablar con el lanzamiento de sus Google Glass. Se dijo que comenzaba una revolución que cambiaría la práctica médica. Esos vientos se han calmado y hoy la opinión sobre el uso de esta tecnología es mucho más comedida. Sin embargo, sí se están dando ejemplos interesantes de cómo la realidad aumentada facilita la práctica médica y mejora la salud de los pacientes. Estos son algunos ejemplos.

1. Google Glass como ayuda en la lactancia

Esta tecnología se empleó en un experimento para mejorar la técnica de lactancia de forma telemática en Australia. Las candidatas solo tenían que colocarse las Google Glass mientras daban el pecho a sus hijos. A cientos o miles de kilómetros, las matronas, con el punto de vista de las pacientes, podían corregir la técnica empleada. Este proyecto experimental llevado a cabo por la empresa Small World, junto con la Australian Breastfeeding Association (ABA), ha sido galardonado con el premio Gold Questar Award. Tal vez no suene muy revolucionario este estudio, sin embargo, es una prueba más de la ayuda que puede ofrecer este tipo de tecnología en telemedicina.

Google Glass como asistente de lactancia materna

2. Otra forma de aprender anatomía con HoloLens

Case Western Reserve y Cleveland Clinic se han aliado con Microsoft para cambiar la formación de los profesionales de la salud del siglo XXI. Gracias a HoloLens, estudiantes de medicina, enfermería u odontología aprenden anatomía de una forma más dinámica y versátil. La realidad aumentada les permite entender mejor el funcionamiento del organismo al tener una visión completamente distinta del órgano a estudiar.

3. Asistente visual en 3D para cirugías

Medsights Tech ofrece softwares que mejoran la visualización y permiten un análisis más efectivo de la enfermedad de cada paciente. Por ejemplo, es capaz de reconstruir tumores y ofrecer imágenes en 3D más detalladas que las técnicas de imagen empleadas hasta ahora.

4. Una aventura auditiva que te motiva para correr

Vives en un mundo posapocalíptico poblado de zombis. ¿No es esta una motivación suficiente para salir por patas? Zombies, Run! es una app que te ofrece una aventura auditiva a la vez que haces deporte. A través de los auriculares recibes instrucciones sobre tus misiones. Además te llegan alertas para que aumentes el ritmo y así escapar de un ataque. Al final de la jornada puedes ver tu progreso tanto en el juego como en tu práctica deportiva. Una opción como poco original para calzarte las zapatillas.

5. Realidad aumentada para facilitar las inyecciones intravenosas

AccuVein hace la vida más fácil al personal de enfermería. Esta aplicación permite encontrar la vena de forma sencilla para que la inyección no duela tanto. Toda una invención para los pacientes más aprensivos. Esta tecnología agiliza los procedimientos quirúrgicos al permitir un rápido y fácil acceso a una vía intravenosa. También ayuda a los cirujanos a encontrar lugares óptimos de incisión.

La realidad aumentada es una tecnología aún en pañales que tal vez ha hecho mucho ruido para lo que hoy puede ofrecer. Lo que no hay duda es de su potencial para facilitar la práctica médica y para llenar los bolsillos de la industria del software. Con el tiempo se confirmará si, como se ha vaticinado, será una revolución.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook15Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn7Share on Google+1Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.