Una de las partes del cuerpo de la mujer que quedan más castigadas después del parto es el suelo pélvico, según apuntan la doctora Mireia Ruiz Castilla, especialista en cirugía plástica, reparadora y estética, y Elena Guardiola Bosch, fisioterapeuta. Las dos profesionales del Institut Ruiz Castilla, que ya detallaron a Saluspot cómo devolver el abdomen a su estado anterior al embarazo, abordan ahora la necesidad de recuperar el suelo pélvico para evitar problemas como la incontinencia urinaria. Asimismo, explican los beneficios de prácticas como la gimnasia abdominal hipopresiva y los ejercicios de Kegel, y los casos en los que se indica recurrir a la cirugía.

Los ejercicios de Kegel pueden realizarse durante el embarazo.

 

¿Es necesario realizar ejercicios para la recuperación del suelo pélvico?

Es muy importante realizar un trabajo de recuperación del suelo pélvico después de dar a luz. La razón es que, debido a la presión que ha sufrido durante el embarazo, y sobre todo durante el trabajo del parto, la musculatura del periné puede quedar muy debilitada e incluso sufrir hipotonía. Además, esta debilidad puede ser más acentuada en el caso de que la mujer haya necesitado que se le practique una episiotomía.

¿Por qué?

La hipotonía de la musculatura pélvica puede tener consecuencias importantes que afectan a la calidad de vida de las pacientes. La más frecuente de estas complicaciones es la incontinencia urinaria de esfuerzo. Sin embargo, también pueden manifestarse otras de mayor gravedad, como el prolapso de vísceras abdominales. Asimismo, entre las consecuencias encontramos la disfunción sexual.

¿Cuáles son las prácticas más indicadas para recuperar el suelo pélvico?

Básicamente contamos con dos tipos de ejercicios: la gimnasia abdominal hipopresiva y los ejercicios de Kegel. La gimnasia abdominal hipopresiva, que se utiliza principalmente en el ámbito preventivo del posparto, tiene como principal objetivo la prevención de los prolapsos viscerales. El efecto hipopresivo de estos ejercicios se traduce en la tonificación de la musculatura abdominal y perineal.

La gimnasia abdominal hipopresiva puede prevenir los prolapsos viscerales.

¿Y qué puede contarnos acerca de los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel fueron ideados de manera específica con la finalidad de fortalecer la musculatura del suelo pélvico, que actúa contra la gravedad, de forma que se mantenga una correcta posición de los órganos pélvicos. Debemos señalar que estos ejercicios pueden realizarse tanto en el transcurso del embarazo como después de dar a luz.

¿Qué beneficios tienen estos ejercicios?

Los beneficios de todos estos ejercicios se dirigen a la prevención o el tratamiento de los prolapsos viscerales y de la incontinencia urinaria que se originan debido a la debilidad de la musculatura perineal. También contribuyen a que la mujer vea incrementado su placer sexual. En el caso de la gimnasia abdominal hipopresiva, también repercute de forma beneficiosa en la musculatura abdominal, que debido a la elongación sufrida durante el embarazo, queda debilitada y pierde funcionalidad.

¿Existe cirugía para tratar estos problemas?

Si el problema de debilidad que sufre el suelo pélvico se ha originado a raíz de un desgarro de la musculatura del periné, aconsejamos que la mujer consulte su caso particular con el especialista. Es este profesional quien le indicará la necesidad o no de recurrir a métodos quirúrgicos para su solución.

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook8Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn44Share on Google+4Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.