Una de cada cuatro personas sufrirá una enfermedad mental a lo largo de su vida. A pesar de que tener este tipo de trastornos es algo muy común, el estigma social se ceba con estas personas. De hecho se tienen que enfrentar a un doble reto: la lucha contra su enfermedad y contra los prejuicios de los demás. El cómico y activista Kevin Breel, que sufre depresión, explica en una TED Talk que lo más aterrador no es el sufrimiento, sino la vergüenza y la mirada de desaprobación en los demás, los susurros en los pasillos o los comentarios de que estás loco.

Cómo la salud 2.0 puede acabar con el estigma de la enfermedad mental

Kevin no se equivoca, los prejuicios pueden ser más peligrosos que la propia enfermedad mental, ya que los pacientes se los acaban creyendo, según afirma un estudio realizado por la Federación de Euskadi de Asociaciones de Familias y Personas con Enfermedad Mental (Fedeafes). Por culpa de ese estigma estas personas acaban aislándose, evitan pedir ayuda o pierden la confianza en su propia recuperación o en que puedan llevar una vida normal.

Internet está suponiendo un aliado para derribar los prejuicios sobre los trastornos mentales. Es lo que hace la web 1 de cada 4. Esta iniciativa de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ofrece recursos a enfermos, familiares o profesionales de la salud para acabar con estigmatización. Encontramos mitos y verdades sobre los trastornos, testimonios, filmografía y bibliografía, o diversas estrategias de concienciación, como el Premio Contra el Estigma.

Las redes sociales también ayudan a combatir este problema. Un ejemplo es la iniciativa de la asociación estadounidense National Alliance on Mental Illness. Ya ha cumplido un año la campaña I Will Listen, con la que a través de Facebook o Twitter se captan voluntarios para escuchar a quienes más lo necesitan. Su idea es convertir las redes sociales en un recurso más para que personas con trastornos mentales puedan encontrar consuelo. Además, esta asociación tiene una sección en la que los pacientes pueden contar su historia y leer los testimonios de otros pacientes. Todo para dejar bien claro que no están solos.

La estigmatización no solo impide una buena recuperación o tratamiento, sino el propio diagnóstico. Muchas personas no acuden a consulta por miedo a ser juzgados, aunque lleven muchos años sufriendo en silencio. Las comunidades de salud online como Saluspot pueden ayudarles, pues les permite preguntar de forma anónima aquello que no se atreven a contar a nadie. Las respuestas de los psicólogos pueden ayudarles a perder ese miedo a aceptar su problema, y de ese modo, a pedir ayuda: el primer paso para la recuperación.

Solo hay una manera de acabar con la estigmatización de las enfermedades mentales, y, como dice Kevin Breel, es hablar de ello. Por fortuna, cada vez tenemos más recursos para hacerlo; en público, a través de conferencias colgadas en YouTube, o en privado, a través de una plataforma de preguntas médicas. Cualquier canal es válido para desprenderse de etiquetas y combatir esa ignorancia que alimenta los prejuicios.

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook34Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn24Share on Google+2Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.