España es el primer país europeo en uso de smartphones, y cada vez tenemos más apps de salud móvil. El número de aplicaciones va en aumento, ya son más de 43.000. En el mercado encontramos desde apps para dejar de fumar, medir el ciclo menstrual, motivarnos para hacer deporte o para ayudar a los enfermos de alzhéimer. La mhealth no es el futuro de la medicina, sino el presente.

Mhealth_BLOG

Un presente que va más allá de las aplicaciones. Ya aparecen nuevos dispositivos que incluyen funcionalidades directamente relacionadas con la salud. Por ejemplo, el Samsung Galaxy S5, que dispone de un sensor para medir la frecuencia cardiaca. Y según los rumores, Apple dará un paso más con un dispositivo que además de medir dicha frecuencia, obtendrá datos como la presión arterial o las calorías ingeridas.

Por no hablar de la wearable technology, la tecnología ponible, la que convierte en un reloj, unas gafas o unas zapatillas, en objetos inteligentes. Y muy útiles por cierto en medicina, como las Google Glass, que desde el quirófano ofrecieron una clase magistral a unas 300 universidades de todo el mundo. O los ensayos para conseguir unas lentillas que controlen los niveles de glucosa en diabéticos.

No es extraño que en el Mobile World Congress, que se clausura hoy, la salud móvil haya tenido un peso especial. Ponentes de prestigio han presentado sus ideas para catapultar las soluciones móviles de salud en el programa Health & Wellness ECHAlliance @ MWC o en el seminario Implementing mHealth. Se ha discutido entre otros temas sobre el papel de la tecnología móvil en el futuro de la medicina o cómo los gobiernos pueden utilizarla para mejorar la salud de los ciudadanos y aumentar la eficiencia de la sanidad.

La salud móvil es un proyecto lleno de oportunidades

  1. Favorece el empoderamiento del paciente. La relación unidireccional del médico hacia el paciente ha cambiado. Es bidireccional. El paciente hoy quiere saber más sobre sus enfermedades, quiere tener acceso directo a sus datos de salud, pedir cita médica online, poder charlar con su doctor en redes sociales…
  2. Se facilita el acceso a los datos de salud. Los pacientes cada vez más demandan tener un acceso a su carpeta de salud online.
  3. Una base de datos de millones de usuarios puede ayudar a los investigadores en el estudio de enfermedades, epidemias, etc.
  4. Permite ahorrar tiempo a los médicos con la monitorización de parámetros, la gestión remota de enfermos crónicos, de síntomas y cuadros leves, etc. Tiempo que pueden dedicar a los propios pacientes.
  5. Reduce el gasto sanitario, de hecho se podrían ahorrar hasta 10.000 millones de euros.
  6. Ofrece grandes oportunidades de negocio a las empresas en un mercado de millones de usuarios.

Y de retos

  1. Garantizar la calidad de las aplicaciones y la privacidad. Aún hay pocos organismos que certifiquen la fiabilidad y la seguridad de las apps: en EE. UU. la FDA o en Australia la TGA. La Dirección General de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnología de la Unión Europea ofrece información sobre las aplicaciones, sin embargo no entra en la calidad de las mismas. En España, el único distintivo que garantiza la calidad y seguridad de las aplicaciones móviles de salud es AppSaludable, de la Junta de Andalucía.
  2. Vencer la resistencia de los médicos. Aún algunos facultativos recelan de este tipo de tecnología, aunque el objetivo es que sean los mismos doctores quienes prescriban las apps de salud.
  3. Consolidarse como herramienta útil en los sistemas nacionales de salud.
  4. Cribar la información relevante. Estos sistemas recaban una ingente cantidad de información que es imprescindible ordenar para que sea útil.
Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook25Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn9Share on Google+2Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.