La parálisis facial puede ser central o periférica (también conocida como parálisis de Bell). Esta última es la más habitual y la menos peligrosa, como explica en esta infografía el Dr. Alfredo Gil Rodrigo, neurólogo. Descubre aquí en qué consiste cada tipo de parálisis facial, cuáles son sus causas y cuál es la mejor manera de actuar si la sufrimos. El primer consejo siempre es acudir al médico de inmediato.

(Haz clic en la imagen para agrandarla).

Infografía sobre la parálisis facial, en colaboración con el Dr. Alfredo Gil Rodrigo.

 

La parálisis facial periférica o parálisis de Bell

  • Es más frecuente y de menor riesgo.
  • Se inflama el nervio facial una vez ha salido del tronco de encéfalo.
  • Causa común: virus del tipo herpes.
  • Cómo tratarla:
    • Acudir al médico cuanto antes para limitar el daño del nervio.
    • Cuidar la superficie del ojo que no puede cerrarse (parche, colirios con lágrimas artificiales, pomadas epitelizantes).
    • Corticoides para disminuir la inflamación del nervio facial (cuidado con las glucemias y la tensión arterial).
    • Antivirales: eficaces en la primera semana de síntomas.
    • Rehabilitación y fisioterapia.

Con menos frecuencia, puede surgir la parálisis facial central

  • Es más grave y normalmente se acompaña de debilidad de brazo y pierna del mismo lado.
  • Daño dentro del cerebro o del tronco de encéfalo.
  • Causa común: ictus o inflamaciones como la esclerosis múltiple.
  • Recomendación: acudir al médico cuanto antes.

Si quieres más información:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn44Share on Google+0Pin on Pinterest213

You must be logged in to post a comment.