En la actualidad retrasamos cada vez más el momento de formar una familia ya sea por motivos personales o profesionales. Y cuando nos decidimos estamos fuera de la franja de edad óptima desde el punto de vista de la fertilidad, según indica el Dr. Miguel Ángel Checa Vizcaíno, director del Instituto de Reproducción Dr. Checa y del Máster Internacional de Medicina Reproductiva de la UAB. Al factor tiempo se le suman además factores ambientales, como la contaminación y el aumento de la exposición a contaminantes. En esta entrevista, el experto profundiza en cuatro técnicas novedosas para combatir la infertilidad.

Retrasamos cada vez más el momento de formar una familia por motivos personales o profesionales.

¿Qué técnicas innovadoras existen en el plano reproductivo?

La administración, en dosis bajas, de la hormona del crecimiento a mujeres con problemas reproductivos aumenta las tasas de embarazo. Y la vitrificación de óvulos es la mejor opción para escoger el momento en el que ser madre. De momento, el trasplante de útero no es aconsejable por su nivel de desarrollo, pero en un futuro puede ser la solución para algunas mamás con problemas de fertilidad.

¿En qué consiste la implantación de ADN mitocondrial sano?

Se extraen las mitocondrias con buena energía de los ovarios de la mujer. Se aíslan para extraer su ADN y después se congelan. En el momento de la fecundación in vitro, al óvulo se le transfiere tanto la cabeza del espermatozoide como la energía mitocondrial. Se recomienda en pacientes cuyo estudio ovular presente un déficit de esa energía y tengan dificultades para quedarse embarazadas.

¿Qué garantías ofrece en comparación a otros métodos?

La energía de las mitocondrias (compartimentos celulares de los óvulos) es la energía que hará posible la división celular y que se forme el nuevo ser humano. La mujer, con la edad, produce más anormalidades cromosómicas en los embriones. Si conseguimos preservar al máximo la calidad de esa energía tendremos más garantías de éxito en la fecundación in vitro. Esa es la teoría para aplicar a las pacientes. De momento solo se está realizando en Canadá.

ADN mitocondrial, hormona del crecimiento, trasplante de útero y criopreservación de embriones son técnicas reproductivas.

Hormona del crecimiento: ¿cómo se administra?

La aplicación de esta hormona puede darse en mujeres que presentan, al menos, dos intentos fallidos de FIV y una respuesta ovárica pobre. Esta hormona se aplica en dosis bajas y puede representar un aumento de las tasas de embarazo en un 34%. Estas hormonas se utilizan durante la estimulación ovárica para amplificar la respuesta a las hormonas.

¿En qué mejora a otros métodos que buscan la fertilidad?

La ventaja respecto a otros tratamientos más agresivos, como la acumulación de embriones o el Diagnóstico Genético Preimplantacional, es que en un ciclo se pueden obtener más óvulos.

¿Cuáles son las perspectivas del trasplante de útero?

Un trasplante de útero es necesario cuando hay una patología uterina intratable o no existe útero por un cáncer o una anomalía congénita. En un futuro será un proceso estandarizado, pero actualmente aún no está lo suficientemente desarrollado. Hoy en día es solo una técnica en investigación. Ya se han realizado oficialmente 9 trasplantes con una tasa de gestación evolutiva de un 70%.

"Los niños nacidos de una transferencia de embriones congelados pesan más al nacer que los transferidos en fresco.

¿Qué ventajas y riesgos presenta?

La ventaja es que es la propia madre la que puede dar a luz al feto. En países donde la subrogación uterina no es legal, podría permitir a las madres no salir del país hacia otros lugares a buscar vientres de alquiler. Pero todavía esta técnica de fertilidad pone en peligro a la donante viva, y a la madre. Los resultados son esperanzadores pero todavía no son aplicables a población fuera de la experimentación. Hoy en día la subrogación uterina es más segura.

Criopreservación de embriones: ¿cómo es este tratamiento de fertilidad?

Primero, se realiza un tratamiento hormonal para estimular una ovulación múltiple. Después, se extraen las células germinales a las que se aplicarán sustancias que deshidratan levemente estos óvulos. Se asegura así que se conservan las propiedades de las células y que no se forman cristales de hielo que puedan deteriorar el óvulo. Finalmente las muestras se sumergen en nitrógeno líquido a 196 grados bajo cero. Se mantienen en estas condiciones a la espera del momento adecuado para la maternidad. Esta técnica permite transferir los embriones en el momento más idóneo para que se produzca un embarazo sano. Su tasa de éxito es comparable a la tasa en fresco y hay estudios que ya demuestran que la tasa de embarazo es superior con los embriones congelados.

¿Cómo es de efectivo en comparación con otros métodos?

La vitrificación de óvulos es la mejor técnica para preservar los óvulos de las mujeres que quieren retrasar la maternidad. Se reduce uno de los riesgos inherentes a las técnicas de reproducción asistida, el llamado síndrome de hiperestimulación ovárica, y permite preparar mejor el endometrio de la mujer para recibir a los embriones. Los estudios actuales muestran que los niños nacidos de una transferencia de embriones congelados presentan mayor peso al nacimiento que los transferidos en fresco. Otra ventaja es que con la congelación de embriones no se presentan tantos partos prematuros.

Para más información, puedes:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn30Share on Google+2Pin on Pinterest0

You must be logged in to post a comment.