Cada vez son más los sanitarios que recurren a YouTube para dar consejos de salud. Cuelgan vídeos médicos explicativos para hablar de enfermedades, tratamientos, resolver dudas, prevenir… Por ejemplo, el dermatólogo Dídac Barco, desde su consulta en Barcelona, llega a miles de usuarios con vídeos de apenas dos minutos que han superado las 5.000 reproducciones.

Ya no solo lo hacen a través de blogs, o páginas especializadas en consultas sobre la salud. Muchos han abierto sus miras y se han adentrado en el camino de la realización de vídeos médicos. YouTube es la principal herramienta que estos profesionales de la medicina usan para subir sus vídeos a la web. Estas son algunas de las ventajas de YouTube para dar consejos de salud:

  1. Los usuarios pueden consultarlo sin tener que registrarse. Permite al usuario consultar y ver los vídeos médicos que quieran sin necesidad de registrarse en la página.
  2. Puedes interactuar con los usuarios. Pueden enviarte comentarios que puedes contestar como profesional de la salud.
  3. Permite compartir los contenidos en diferentes blogs o páginas de salud. Ya seas tú o terceras personas, los vídeos médicos se pueden incrustar en diferentes páginas a través de la URL.
  4. Te permite saber cuántas personas han accedido a tus contenidos. Así puedes saber qué vídeos han gustado más, o han generado más interés. Esto te permitirá realizar más vídeos médicos sobre ese contenido y aumentar las visitas.
  5. Espacio propio dentro de los buscadores. Cada vez aparecen con mayor frecuencia en los resultados de los principales motores de búsqueda de la red, posicionándose así por encima de blogs, páginas específicas de medicina, y hasta de los propios centros médicos.
  6. Visualización del profesional y del medio. Al ser un vídeo permite a los usuarios conocer al médico, su presencia y su consulta. Esto genera confianza y puede hacer que consigas nuevos pacientes.

En la actualidad YouTube es el segundo buscador a nivel mundial por detrás de Google. Lleva ya varios años con un nivel de usuarios envidiable, ya que tiene aproximadamente 136 millones de usuarios únicos al mes, según estudios de Nielsen. Cada minuto se suben una media de 72 horas de vídeo a este fenómeno de la comunicación y divulgación que es YouTube.

Hoy en día los vídeos son uno de los formatos más virales de internet. Es evidente que a un profesional de la salud con conocimientos, experiencia e inquietudes, le resulte interesante unirse a YouTube y compartirlo con el resto de usuarios de la red, independientemente de su localización geográfica; lo que buscan es una solución a sus preguntas.

YouTube ofrece muchas facilidades a la hora de subir vídeos médicos y nutrir a la red de información. Según la propia página de YouTube, alrededor de 500 años, es decir, más de 4 millones de horas de vídeo son vistas cada día a través de Facebook y 700 vídeos son compartidos en Twitter cada minuto. Cifras que no deberían dejar indiferente a nadie.

Uno de los aspectos clave a la hora de subir un vídeo a YouTube es su optimización. Puedes incluir un título y una descripción que contenga palabras clave relacionadas con el contenido del vídeo, lo que permitirá posicionarlo bien en YouTube e incluso dentro de Google.

Por otro, según un estudio del CISCO, se estima que en el año 2016, dos tercios del tráfico, serán vídeos de internet y más del 25% de estas transferencias se realizarán a través de dispositivos móviles.

Si nos enfocamos en los contenidos, los vídeos médicos son una de las formas más dinámicas e intuitivas de mostrar información, más si cabe en un ámbito como la salud, ya que se pueden explicar mucho mejor, de forma más explícita y resolutiva las dudas que un usuario puede tener.

Otro de los profesionales que usan los vídeos médicos como forma de comunicación, además de las redes sociales de salud como Salupot, es el dermatólogo Francisco López Gil, del centro médico Teknon, explica en un vídeo de 3 minutos 24 segundos cómo se debe preparar la piel frente al invierno.

Es importante tener en cuenta que la duración de los vídeos médicos debe limitarse y darles un enfoque práctico e intuitivo, ya que la mayoría de los usuarios comienzan a desconectar y no terminan de ver el vídeo si excede los 3-4 minutos. De hecho, estudios del 3M Corporation y Zabisco, afirman que el 90% de la información que se transmite al cerebro es visual, y que estos efectos visuales se procesan 60.000 veces más rápido en el cerebro que un texto con el mismo contenido.

Como ya hemos comentado la viralización de los vídeos médicos en una página como YouTube es inmensa, y esto favorece al sanitario, ya que le da popularidad, le permite posicionarse en el sector y labrarse una reputación entre los pacientes y otros profesionales del sector.

Esperamos verte pronto por la red.

Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn42Share on Google+2Pin on Pinterest1

You must be logged in to post a comment.