La reciente inyección de células madre para tratar la xerostomía es una buena noticia para quienes sufren este problema. La xerostomía es la sensación subjetiva de tener la boca seca debido a que las glándulas salivales funcionan mal. El Dr. Fernando Soria Décima, licenciado en odontología en el Gabinete de Odontología Fernando Soria, profundiza en esta entrevista en las causas, el diagnóstico y las enfermedades que puede llevar aparejadas.

La xerostomía es la sensación subjetiva de tener la boca seca.

¿Tener la boca seca es grave?

La saliva es de gran importancia para la salud bucodental y el estado general de salud de las personas. Permite mantener húmedos los tejidos orales, de forma que facilita funciones esenciales como el habla, la masticación y la deglución. Un nivel adecuado de saliva puede evitar la aparición de caries, halitosis o enfermedades de las encías.

¿Cuáles son las causas habituales de la xerostomía?

  • Respiración bucal (es una de las más relevantes).
  • Fármacos antidepresivos, antihipertensivos, antihistamínicos, antipsicóticos y diuréticos.
  • Consumo de marihuana.
  • Enfermedades sistémicas (celiaquía, diabetes, artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico…) así como la deshidratación que surge en los estados febriles, poliuria, hemorragias, diarrea, gastritis, insuficiencia pancreática, hipertensión arterial, fibrosis quística y cirugías.
  • Trastornos psíquicos como ansiedad o depresión.
  • Ausencia de dientes, ya que se reduce la producción de saliva porque existen menos estímulos en la boca.
  • Dieta desequilibrada, pues la producción de saliva puede alterarse si tomamos hidratos de carbono en exceso o si hay déficit de frutas y verduras.
  • Consumo de tabaco y alcohol, pues inhibe la transmisión de impulsos nerviosos.

Ciertos medicamentos pueden provocar xerostomía o boca seca.

¿Cómo se diagnostica?

La forma objetiva de valorar el flujo salival y la xerostomía es mediante la sialometría, que consiste en utilizar diferentes técnicas de medición del flujo salival. También se utilizan otras pruebas diagnósticas como la biopsia de glándulas salivales (para observar la presencia de inflamación y destrucción del tejido glandular), el ultrasonido, la resonancia magnética y la tomografía computarizada. En la exploración física, la mucosa bucal presenta pérdida de brillo y palidez, y en el dorso de la lengua aparecen fisuras.

¿Cuál es la incidencia entre la sociedad?

La xerostomía se manifiesta en el 20% de la población de entre 18 y 30 años, y aumenta hasta un 40% en los mayores de 50 años. Un dato muy importante es que esta situación clínica afecta al doble de mujeres que de hombres.

¿Qué otros problemas de salud puede desencadenar?

  • Ardor y dolor en la cavidad bucal, que se vuelve muy delicada y sensible.
  • Trastorno alimentario: a causa de la dificultad para que se forme el bolo alimenticio, para masticar y deglutir.
  • Disgeusia: el sentido del gusto se ve alterado, aparecen sabores distintos y particularmente desagradables (por ejemplo, carne con sabor metálico).
  • Dificultad para usar prótesis dentales.
  • Halitosis: como la saliva no arrastra los detritus y los alimentos, terminan descomponiéndose en la propia boca.
  • Problemas para hablar.
  • Dificultad al espirar aire a través de la nariz.
  • Faringitis, laringitis, problemas para expectorar y alteraciones gastrointestinales (estreñimiento y dispepsia).

El paciente con xerostomía debe reforzar la higiene con un cepillo dental con filamentos suaves.

¿Cómo puede prevenirse la xerostomía?

Lo primero es averiguar si es reversible o irreversible para saber si puede corregirse el factor alterado y si aún queda actividad glandular residual que pueda recuperarse. En general, hay que controlar las enfermedades sistémicas y los efectos secundarios de la radioterapia aplicada al tratamiento del cáncer de cabeza y cuello.

¿Cómo se combate?

El tratamiento indicado es el uso de sustancias que se dividen en dos grupos según la acción que pueden ejercer: sustancias farmacológicas y estimulantes gustativos. Por otro lado, se encuentran los agentes humectantes o sustitutos salivales como la betaína, el xilitol, el aloe vera y el fluoruro sódico en la higiene bucal del día a día.

¿Qué consejos debe seguir el paciente para convivir día a día con la xerostomía?

La higiene bucal es fundamental: deben reforzarse las técnicas con un cepillo dental que tenga filamentos suaves, pastas dentales, colutorios específicos y geles humectantes para ayudar a mantener la mucosa lubricada. Además, se recomienda realizar revisiones periódicas con el odontólogo.

Para más información:

Periodista encantado de acercarte los temas de salud que más te interesan de la mano de profesionales especializados.
Share on Facebook35Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Share on Google+1Pin on Pinterest2

You must be logged in to post a comment.