YouTube es un canal imprescindible para hacer un buen marketing de contenidos, y lo es por muchas razones. Primero porque ya es el segundo buscador de internet. Y porque el 90 % de los internautas buscamos respuestas a nuestras dudas en vídeo.  Pero es que además te ayuda a aparecer en las primeras posiciones de Google.

YouTube para médicos: 8 consejos imprescindibles para principiantes

Para conseguir suscripciones al canal o visualizaciones del contenido no basta con ponerse a hablar delante de tu webcam. Hay que tener una pequeña estrategia y tener algunas cosas en cuenta. Aquí te damos unos consejos básicos para empezar.

1. ¿De qué vas a hablar?

El contenido de un vídeo para YouTube es con diferencia lo más importante. No lo elijas al azar. Piensa antes qué información busca la gente. Es fundamental que los vídeos respondan a preguntas reales de los usuarios. ¿Qué es lo que más te preguntan tus pacientes? ¿Cuáles son los tratamientos que más te demandan? Ayúdate también de Google Trends y Google Adwords para obtener ideas.

2. Contenido valioso

Una vez detectada la necesidad de los usuarios y elegido el tema, esfuérzate por crear un contenido interesante, útil y fácil de entender. Piensa bien qué vas a contar. Ordena tus ideas con esquemas y, finalmente escribe un guion. Por último, emplea un lenguaje familiar, coloquial, que todo el mundo pueda entender. Recuerda que quien te va a ver es un usuario, no un colega de profesión. Limita al máximo el lenguaje técnico.

3. ¿Vídeo largo o corto?

Nuestra capacidad de atención en internet es breve, por eso en principio es mejor optar por hacer vídeos cortos. Pero los vídeos largos no tienen por qué ser una locura. La elección de uno u otro se basa en el contenido. Para temas muy concretos deben grabarse vídeos cortos. Un ejemplo es este vídeo grabado por la Dra. María José Barba.

Si vas a tratar un tema amplio puedes hacer un vídeo más largo. Ahora bien, recuerda que el contenido siempre debes ser útil y de valor. Y algo básico: el vídeo debe ser dinámico y tienes que currarte de verdad tanto tu actuación ante la cámara como el tema que vas a tratar. Enganchar en un vídeo largo es una labor titánica.

4. Ten confianza en ti mismo

Hay personas que ante la cámara entran en pánico y se quieren quitar de encima cuanto antes el muerto de grabar un vídeo. Intenta vencer esas inseguridades. Nadie va a juzgarte, de hecho, vas a ayudar a resolver las dudas a mucha gente en YouTube. ¡Vas a ofrecer información muy valiosa! No te pongas nervioso. Intenta relajarte y ser tú mismo. Sonríe y sé cercano, como si estuvieras en el salón de tu casa. Si necesitas ensayar, ensaya, y si necesitas hacer diez tomas las haces. ¡No pasa nada!

5. Luz adecuada

Uno de los mayores problemas a la hora de grabar un vídeo de calidad es la luz. Muchas veces no tenemos la suficiente y otras tenemos demasiada. Si en tu consulta no tienes una buena iluminación, haz acopio de lámparas. Y cuidado, queda prohibido hablar delante de una ventana, pues no se te verá la cara.

6. Ruidos de fondo

No dudes en grabar otra toma si hay algún ruido que altere la grabación, como el timbre de un teléfono, obras, gritos o el viento. Graba en un lugar tranquilo donde nada te moleste. Y antes de grabar comprueba si hay eco en la habitación, pues también es bastante molesto.

7. Encuadre y planos

Controla el espacio donde vas a grabar, y, si es necesario, elimina elementos innecesarios. Ten una postura cómoda y pero que dé confianza. Puedes estar sentado o de pie, pero tu figura debe estar centrada. Lo ideal sería utilizar un plano medio o plano medio corto.

8. Mira siempre a cámara

Es común en novatillos dejar de mirar a cámara en cuanto se termina una toma. Cuando acabes la intervención mira a cámara un par de segundos antes de cortar. Así evitas cortes feos en el montaje. Si te ayudas de un guion, intenta tenerlo delante para facilitarte su lectura. Pero si lo tienes a un lado no desvíes la mirada antes de terminar la frase.

Muchas veces verse ante una cámara saca a relucir todas nuestras inseguridades. No te dejes vencer por ellas. Tú tienes mucho que decir, ¡y más como profesional de la salud! Tírate a la piscina. ¿Te acuerdas de Dumbo? Aquel elefantito fue capaz de volar cuando encontró la confianza en sí mismo. ¿Por qué tú no?

 

Experta en marketing de contenidos, redes sociales y blogging. Mi objetivo: darte las mejores herramientas para mejorar tu reputación médica online y convertirte en el mejor médico 2.0.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn31Share on Google+0Pin on Pinterest1

You must be logged in to post a comment.